Iglesias y Rivera se enfrentan en el Congreso justo antes de reunirse con el PSOE

stop

El líder de Ciudadanos reclama a Podemos que defienda los derechos humanos en Venezuela en una sesión en la que Rajoy ha dado cuentas de los consejos europeos

Albert Rivera, en su intervención en el Congreso

Barcelona, 06 de abril de 2016 (12:56 CET)

La comparecencia en el Congreso de Mariano Rajoy, para dar cuenta de los últimos consejos europeos, tras la negativa del PP a que el Ejecutivo se sometiera a la cámara parlamentaria, ha derivado en un duro enfrentamiento entre Pablo Iglesias y Albert Rivera.

Los posibles socios del PSOE se han atacado mutuamente, lo que, en vísperas de la reunión de este jueves, podría conducir de forma irremediable a unas nuevas elecciones generales, que es la única opción que prevé el PP.

Pablo Iglesias ha tenido palabras, sin embargo, para el propio Sánchez, al reprocharle que no incluyera, en su pacto con Ciudadanos, referencias al derecho de asilo, pero de forma inmediata ha tachado de "intolerantes" a los dirigentes del partido de Albert Rivera. "Con intolerantes, con quienes son incapaces de reconocer los derechos humanos, es muy difícil hacer un gobierno progresista", le ha espetado a Rivera.


La reacción de Rivera

Y la reacción también ha sido rápida. Albert Rivera, que ha pedido ahora participar en un posible gobierno de Pedro Sánchez, le ha contestado: "En esta tribuna hemos escuchado mucha demagogia", en referencia a esa petición sobre el derecho de asilo, al entender que Iglesias "no tiene ni idea" porque mezcla asilo e inmigración.

Con esa alusión, Rivera ha aprovechado para recordar a Podemos sus relaciones con Venezuela. "A ver si es verdad que usted esa defensa de los derechos humanos la hace en todo el mundo, también donde tiene gente que le financia su partido, y le invito a que se sume a una propuesta pidiendo derechos humanos para Venezuela".

El clima, por tanto, no facilitará la reunión de este jueves. Aunque la intención del PSOE y de Ciudadanos es buscar la abstención de Podemos, con el argumento de que unas nuevas elecciones serían contraproducentes para el propio partido de Pablo Iglesias.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad