stop

Ada Colau consigue la aprobación inicial de los presupuestos del Ayuntamiento de Barcelona gracias a la abstención del Pdecat y ERC

Josep Maria Casas

Economía Digital

Ada Colau ha conseguido que los independentistas del Pdecat y ERC le permitan tramitar los presupuestos. Así le devuelven el favor por romper con el PSC. En la imagen, la alcaldesa en una rueda de prensa. /EFE

Barcelona, 14 de noviembre de 2017 (19:48 CET)

Los independentistas han devuelto el primer favor a Ada Colau después de que rompiera con los socialistas por su apoyo a la aplicación del artículo 155. En la comisión de economía de este jueves, Barcelona en comú, el partido de Colau que ahora gobierna la ciudad en solitario, ha conseguido inesperadamente la aprobación inicial de los presupuestos municipales con la abstención de Pdecat y ERCXavier Trias y Alfred Bosch han cumplido con su palabra.

Los líderes de los grupos municipales independentistas anunciaron que no dejarían caer a la alcaldesa si rompía su pacto de gobierno con el PSC. De momento, han permitido que tramite sus presupuestos para el próximo año. En la votación se han registrado 11 votos a favor (de Barcelona en comú), 11 en contra (Ciudadanos, PP y CUP) y 19 abstenciones (Pdecat, ERC, el concejal no adscrito Gerard Ardanuy y sus antiguos socios del PSC).

Cuando Colau estaba más débil, con el apoyo de tan sólo de sus 11 concejales en un consistorio de 41, los independentistas han salido al rescate. El grupo socialista de Jaume Collboni tenía la posibilidad de vengarse, pero ha preferido guardarse esta carta. No obstante, la socialista Montserrat Ballarín ha advertido a sus antiguos socios de gobierno de que no se abracen “ni a la estelada ni a la bandera suiza del trust de Xavier Trias”. Con estas palabras se refería al reciente escándalo de los paradise papers.

Abstenciones “técnicas” y “cautelares”

Desde el Pdecat, la concejal Sònia Recasens ha definido su abstención de “técnica”. Desde ERC, Alfred Bosch la ha calificado de “cautelar”. En cualquier caso, han permitido la aprobación inicial de las cuentas de 2017 porque se ha registrado un doble empate a 11 entre votos favorables y contrarios. El voto de calidad del grupo de gobierno deshace las tablas.

Pese a la abstención, Recasens ha cargado contra las cuentas. Advierte de que las inversiones se han “congelado” porque sólo se han incrementado el 0,87%. Indicó que el gobierno municipal ha conseguido incrementar los ingresos gracias a “la burbuja inmobiliaria que la alcaldesa de la PAH no ha sabido parar”.

El republicano Bosch incluso se mostró complaciente con las cuentas al destacar los incrementos en las partidas para equipamientos escolares y sociales. Reiteró que iban con la “mano tendida”, aunque esto no debe interpretarse como un cheque en blanco. El popular Xavier Mulleras les recordó que las abstenciones en este caso “no son técnicas ni cautelares” sino un “sí” a Ada Colau. Culpó a Bcomú, Pdecat y ERC de utilizar Barcelona “como moneda de cambio” para futuros pactos en la política catalana.

Ada Colau: las abstenciones del Pdecat y ERC permiten que siga adelante el presupuesto de 2018

Francisco Sierra, de Ciudadanos, también recalcó que la abstención de los independentistas permitirá a Colau aprobar sus primeros presupuestos. Las anteriores cuentas salieron adelante mediante una cuestión de confianza.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad