El portavoz de ERC, Joan Tardà. Acusa a Pablo Casado de querer "fusilarlos". /EFE

Joan Tardà acusa a Pablo Casado de querer “fusilarlos”

stop

Joan Tardà se suma al argumento del también diputado de ERC Antoni Castellà: “Si el señor Casado pudiera, nos fusilaría”

Barcelona, 24 de octubre de 2018 (12:39 CET)

El portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Joan Tardà, acusó este miércoles al líder del PP, Pablo Casado, de querer “fusilar" a los independentistas. “Si el señor Casado pudiera, nos fusilaría”, dijo el líder de los republicanos en su intervención en la sesión de control parlamentario al Gobierno. Después de estas palabras, los diputados populares abuchearon a Tardà.

El portavoz republicano insistió de nuevo al comparar Casado y Mariano Rajoy, el expresidente del Gobierno: “Rajoy nos metería en la cárcel y, de hecho, lo hizo, pero el señor Casado nos fusilaría”.

No es la primera vez que un dirigente independentista se expresa en términos similares. La semana pasada, el líder de Demòcrates y diputado de ERC en el parlamento catalán, Antoni Castellà, afirmó que si no existiera la Unión Europea el estado español “tendría la tentación de fusilar” a los presos independentistas, tal como hizo el franquismo con el expresidente de la Generalitat Lluís Companys.

El exfiscal Carlos Jiménez Villarejo presentó una querella contra Castellà por estas declaraciones ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. En la querella se le acusa de un presunto delito de injurias.

Enroque con los presupuestos

Respecto a Tardà, no sólo cargó contra el popular Casado, sino también contra el socialista Pedro Sánchez. Recordó al presidente del Gobierno que “no hace falta que nos llamen” para apoyar los presupuestos generales del Estado “si no hacen lo que les hemos reclamado”.

Tardà exige que el Gobierno insista ante la fiscal general del Estado, María José Segarra, para que cambie el criterio contra Oriol Junqueras y el resto de dirigentes independentistas presos. Fuentes próximas a la fiscalía apuntan que se podría retiuar el delito de rebelión, que prevé penas de hasta treinta años de cárcel, y mantener sólo el de sedición, con penas menores. Los republicanos lo verían con buenos ojos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad