stop

Junqueras afronta los foros económicos con desgana, con un mensaje repetitivo, que lleva a los empresarios a reducir sus expectativas sobre su liderazgo

Manel Manchón

Economía Digital

Oriol Junqueras da por suspendida la intervención de las cuentas de la Generalitat después de que el Tribunal Supremo haya admitido a trámite su recurso. / EFE

Barcelona, 20 de junio de 2017 (06:55 CET)

El consejero de Economía de la Generalitat, Oriol Junqueras, espera su momento, sin esconderse ante una posible inhabilitación por la celebración del referéndum. Pero ha comenzado a perder crédito entre el empresariado catalán, que no entiende por qué no ejerce un mayor liderazgo en el ámbito económico, con respuestas concretas a los retos de la economía catalana, más allá de apostar por tener un estado propio. Junqueras no parece estar preocupado por ello. Al contrario. Ejerce un papel retador, con mensajes repetitivos, jugando  a una especie de determinismo: ‘vamos hacia un referéndum, ya se verá lo que pasa, y yo voy a ser el ganador si hay elecciones’, que se transforma en “cuando tengamos la república” se aplicará tal o cual medida.

Lo lleva haciendo Junqueras en todos los foros económicos a los que asiste. El último, este lunes en la Cambra de Comerç. Llegó tarde, porque estaba junto al presidente Carles Puigdemont en el Palau de la Generalitat en una entrevista con el líder de Els Comuns, Xavier Domènech, que no sirvió para mucho. Sólo para constatar, por parte de Domènech, que el 1 de octubre, lejos de celebrarse un referéndum, será la ocasión para una gran protesta en la calle. Y durante su intervención, Junqueras trató de alargar sus frases, de llenar el tiempo a la espera de las preguntas, que tampoco contestó.

Junqueras habla de física cuántica, y de historia económica y de Sócrates, y pasa el rato

Habló de física cuántica, de historia económica y de filosofía, con un detallado relato sobre Sócrates. Y se refirió a una de sus cuestiones preferidas, la posible subida de los tipos de interés por parte del BCE, lo que complicará las cosas al Reino de España para pagar la enorme deuda, que bordea el 100% del PIB. Junqueras asegura que se habla poco de ello, y que él quiere contribuir. “Está bien, nadie pone en duda ese debate macroeconómico, pero no baja a la arena, y de eso ya hablará Draghi –el presidente del BCE—cuando toque”, señala un directivo presente en la Cambra de Comerç.

El consejero de Economía se refirió a los grandes datos, a las tasas de crecimiento de la economía catalana, que enlaza tres ejercicios seguidos: 3,4% en 2015; 3,5% en 2016; y se espera un 2,7% en 2017. Eso, junto a un déficit del 0,9% conduce, según Junqueras, a una situación de gran solidez.

Sí, pero esos datos ya los conoce el empresariado. Lo que reclama de Junqueras es un discurso de país, de futuro, con las carencias y los puntos fuertes de la economía catalana, más allá de si Cataluña será una república a corto y medio plazo.

El consejero de Economía se centra en los tipos de interés del BCE y esconde lo que pasará el 1 de octubre

El discurso de Junqueras no varía. En las reuniones en Foment, en el Circulo de Economía, como se demostró en las jornadas de Sitges, o en la Cambra de Comerç. Y, aunque hace unos meses todo eran halagos hacia la figura del consejero de Economía –y más cuando lo comparan con Puigdemont, “no sabe absolutamente nada de nada”—ahora hay reticencias y reproches. “El problema es que no vemos si detrás de toda esa retórica, con la que no concreta nada porque políticamente no le interesa, hay algo más, si realmente tiene un plan para Cataluña”, sostiene una fuente patronal.

En Foment, en el Cercle y en la Cambra comienza a producirse una cierta “desesperación”, porque no hay ningún impulso de gobierno, el presidente de la Generalitat “no sabe ni le interesa nada de lo que hacen sus consellers, como el de Empresa –Jordi Baiget-- por ejemplo, y a Junqueras le ha dado ahora por la física cuántica para hacerse el muerto”, se señala. Tal vez habla Junqueras de física cuántica, para, de forma velada, hablar de la independencia. Según los expertos, la física cuántica te garantiza que si te lanzas desde un balcón, desde un décimo piso, tienes alguna posibilidad de salir rebotado y volver, sano y salvo, al balcón sin chocar con el asfalto. ¿Pero quién se atreve a desafiar a la probabilidad?

Miquel Valls agradece las "aportaciones culturales" de Junqueras en la Cambra

En la Cambra asistieron unas 150 personas, entre ellas el consejero delegado de Banco Sabadell, Jaume Guardiola; el director general de Fira de Barcelona, Constantí Serrallonga; el consejero delegado de Saba, Josep Martínez Vila; el presidente de Turisme de Barcelona, Joan Gaspart, y el presidente de Pimec, Josep González.

Miquel Valls, el presidente de la Cambra, se permitió el lujo de finalizar agradeciendo “las aportaciones culturales” de Junqueras, que siempre vienen bien. Seguro. Pero, ¿de economía y política para saber qué pasará en Cataluña en los próximos años? De eso poca cosa. Junqueras va perdiendo crédito entre el empresariado, pese a haber entrado con fuerza en el último año.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad