Laura Borràs (JxCat), en una rueda de prensa en el Congreso. EFE/Fernando Alvarado

JxCat se alía con Errejón para tener grupo en el Congreso

stop

Los posconvergentes solicitan formar un grupo parlamentario con Más País, Compromís y el BNG, y los regionalistas se unen para contar con otro

Barcelona, 11 de diciembre de 2019 (18:45 CET)

Junts per Catalunya (JxCat) ha llegado a un acuerdo con el Bloque Nacionalista Gallego (BNG) y dos fuerzas surgidas de la implosión de las confluencias de Podemos, Más País-Equo y Compromís, para formar entre los cuatro un grupo en el Congreso de los Diputados.

Ese grupo tendría a la diputada posconvergente Laura Borràs como portavoz y al líder de Más País, Íñigo Errejón, como portavoz adjunto. Las cuatro formaciones suman 12 diputados (ocho de JxCat, dos de Más País, uno del BNG y uno de Compromís) y cumpliría con el requisito de sumar al menos el 5% de los votos emitidos en toda España.

No es esa la única propuesta de reagrupación de los partidos que no cumplían los requisitos para disponer de grupo propio que ha llegado a la Mesa del Congreso, que es la que tiene que darles el visto bueno. Varios partidos regionalistas también han planteado asociarse en un solo grupo, que se llamaría España Plural e incluiría de entrada a Unión del Pueblo Navarro (UPN), Coalición Canaria (CC), el Partido Regionalista de Cantabria (PRC) y Teruel Existe (TE). El diputado del PRC, José Mazón, y el de TE, Tomás Guilarte, serían los portavoces titular y adjunto, respectivamente.

En este caso, el grupo, que contaría con cinco escaños, no cumpliría con el requisito del 5%, pero sí con uno alternativo que también permite la formación de un grupo propio: el de haber obtenido el 15% de los sufragios en todas las circunscripciones en las que concurrieron a las elecciones las fuerzas que lo integran.

El plazo para hacer las propuestas acababa este miércoles, y la decisión definitiva la tiene que tomar el viernes la Mesa, donde el PSOE y Unidas Podemos tienen la mayoría (suman seis de las nueve plazas). Si se autorizaran esas dos propuestas, en principio en el grupo mixto solo quedarían los dos diputados de la CUP, que ya dejaron claro que no querían participar en ningún pacto, el de Nueva Canarias y el del Foro Asturias.

Estos dos últimos no podían integrarse en España Plural porque no alcanzaron el 15% de votos allí donde se presentaron, pero podrían incorporarse después, con lo que en el grupo mixto solo quedaría la CUP. Y, si se diera ese escenario, una posibilidad sería que Más País, el BNG y Compromís acabaran dejando el grupo conjunto con JxCat para volver al mixto, con lo que los posconvergentes se podrían quedarse con un grupo para ellos solos.

Más visibilidad y más dinero para JxCat y los demás

Las dos propuestas son fruto de intensas negociaciones para evitar la formación del que habría sido el mayor grupo mixto del actual periodo democrático, porque el 10-N hubo 10 fuerzas (que suman 21 diputados) que obtuvieron representación parlamentaria pero sin opción de tener grupo propio. 

La partición de ese eventual macrogrupo mixto en varios grupos no solo permite ganar visibilidad a todos los partidos que lo iban a integrar, sino que también es una cuestión de dinero, porque cada grupo, además de una subvención de 1.645,49 euros al mes por cada diputado, recibe otra también mensual y fija de 28.597,08 euros, con independencia del número de escaños de que disponga.

Así que si los 10 partidos sin grupo propio quedan integrados en el magma del mixto, se tienen que repartir esa cantidad entre todos, y si se reparten en tres grupos, esa subvención se multiplica por tres.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad