KPMG rentabiliza el fichaje de Recoder

stop

La consultora ingresa 671.000 euros en adjudicaciones por concurso de la Generalitat en lo que llevamos de año

Recoder y Mas-Colell en una imagen de archivo | ED

19 de noviembre de 2014 (20:26 CET)

Lluis Recoder fichó por KPMG en marzo de 2013 tras renunciar a renovar su escaño en el Parlament de Cataluña. La firma ha tardado un año y medio en rentabilizar el fichaje del ex consejero de Territori i Sostenibilitat del primer ejecutivo de Artur Mas, indican fuentes empresariales. Tras un año en blanco, las gestiones del también ex alcalde de Sant Cugat del Vallès (Barcelona) le han propiciado a la auditora unos ingresos de casi 671.000 euros a un mes y medio de cerrar el ejercicio anual.

La cifra, que no incluye las adjudicaciones directas, no dista tanto de lo que han conseguido otras grandes consultoras. Por ejemplo, KPMG ha obtenido adjudicaciones por valor de 620.000 euros. La diferencia entre ambos está en el número de contratos. Mientras que la firma que ha incorporado a Recoder como socio ha ganado dos concursos, las ofertas de su competidora se han impuesto en cuatro ocasiones.

Cercanía a Mas-Colell

KPMG anunció inicialmente que la división legal era el destino del ex consejero, quien debía usar su experiencia en Territori i Sostenibilitat para “asesorar a las empresas en materia de medio ambiente e internacionalización”. Su paso por el departamento se ha usado con otros fines, señalan los mismos interlocutores.

La firma de la que Recoder es socio sólo ha conseguido contratos con el departamento de Economia i Coneixement, liderado por Andreu Mas-Colell. Concretamente, el diseño e implementación de la factura electrónica en la Generalitat el pasado 27 de octubre, tal y como avanzaba Economía Digital este martes; y la auditoría de las cuentas anuales del Institut Català de Finances (ICF) y sus participadas a principios de año.

Contrato de ATLL

Este contrato se formalizó el 23 de diciembre de 2013, cuatro días antes de que cumpliera el primer aniversario de la principal gestión de Recoder como consejero de la Generalitat: adjudicar ATLL a Acciona, el contrato que le costó su carrera política y ha derivado en la guerra del agua en Cataluña.

Mas-Colell ha apoyado sin fisuras a lo largo de tres años la concesión y es uno de los principales opositores a resolver el contrato, tal y como ha indicado el Tribunal Supremo y el TSJC. Nunca ha escondido su proximidad con el ex alcalde de Sant Cugat.

La complicidad entre ambos políticos se forjó al tener que hacer frente conjuntamente a asuntos tan complejos como la lucha para conseguir el proyecto de Eurovegas (y tener que preparar su sustituto, Barcelona World); lidiar con la presentación del concurso de acreedores de Spanair y la posterior imputación y condena de la cúpula de la aerolínea; o hacer frente a los problemas de liquidez de Gisa (denominada ahora Infraestructures), que se vio forzada a retrasar pagos a contratistas y fue la segunda empresa pública en presentar un expediente de reestructuración de empleo.

Factura electrónica

Ahora, Recoder exprime su amistad con el responsable de las finanzas catalanas. El contrato que más polémica ha generado en el sector ha sido la implementación de la factura electrónica en la Generalitat. La sorpresa entre los profesionales ha sido mayúscula. Consideran que está suficientemente acreditado que KPMG no es la consultora que está más preparada para este contrato.

Mas-Colell es consciente del malestar que ha generado esta decisión, indican las mismas fuentes. KPMG, ajeno a estas críticas, empezará a trabajar en breve en el desarrollo de la factura electrónica.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad