La ANC quiere sacar a la calle a un millón y medio de personas

stop

DEBATE SOBERANISTA

La via catalana, a su paso por Vinaròs./EFE/Jaume Sellart

17 de julio de 2014 (20:11 CET)

La Asamblea Nacional Catalana (ANC) no desfallece. Y ya está preparando todos los detalles de la manifestación del 11 de septiembre, con el objetivo de sacar a la calle a más de un millón y medio de personas. Esta vez el objetivo es trazar una V humana aprovechando dos ejes centrales del centro urbano de Barcelona, la confluencia entre la Diagonal y la Gran Via.

La ANC ha organizado la marcha junto con Òmnium Cultural, que se ha transformado de una asociación cultural a una plataforma activista sólo centrada en el movimiento independentista. Hasta el punto de que se ha establecido una cierta competencia entre las dos dirigentes, Carme Forcadell, por un lado, y Muriel Casals, por otro.

Bandera catalana gigante

El recorrido que plantean las dos asociaciones es de 11 kilómetros, con un registro previo de los que deseen participar, como ocurrió con la Via Catalana del pasado año. Los manifestantes se formarán en franjas rojas y amarillas, con la idea de formar una bandera catalana gigante que se pueda ver desde imágenes aéreas.

"Necesitamos que la V sea la movilización más importante de nuestra historia", ha asegurado la presidenta de la ANC, Carme Forcadell. La operación exige un enorme esfuerzo , con muchos voluntarios. Las entidades han abierto un fondo para recibir aportaciones económicas, e insisten en que no reciben dinero público.

La voluntad de las dos asociaciones es forzar al Govern para que, pese a todas las dificultades y el rechazo por parte del Gobierno central, se pueda organizar la consulta del 9 de noviembre. Sin embargo, en las últimas semanas se ha producido un cambio, y Carme Forcadell ha asegurado que la entidad estará al lado del Parlament tome la decisión que tome, una vez se compruebe que la consulta no se podrá celebrar.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad