El portavoz de la CUP, Carles Riera (derecha), saluda a Quim Torra en el Parlament. Foto: EFE/QG

La CUP exige a Torra que no negocie y ya avanza su no a las cuentas de 2019

stop

La CUP le pide al Govern que no pierda el tiempo con Sánchez y avisa que, si llega a acuerdos, radicalizará su postura en las instituciones y en la calle

Barcelona, 11 de junio de 2018 (18:48 CET)

Si el Govern  de Quim Torra le pide concreción al Gobierno de Pedro Sánchez respecto de su oferta de reforma constitucional, la CUP le exige concreción al Govern respecto de su supuesta “agenda rupturista”. La formación antisistema ha advertido a Torra que no le apoyarán los presupuestos y que su respuesta frente a cualquier acuerdo con Sánchez que suponga renunciar a la autodeterminación será radicalizar su oposición tanto en el Parlament como en la calle.

Torra se ha reunido este lunes por la tarde con los cuperos Carles Riera y Natàlia Sànchez en el marco de la ronda de encuentros que desde el viernes mantiene con los líderes de los partidos catalanes, y el encuentro ha servido para que quede claro que el gobierno no puede contar con el apoyo de los antisistema, que consideran que, más allá de simbolismos y gesticulación verbal, los hechos definen al Ejecutivo de Junts per Catalunya (JpC) como un gobierno “autonomista”.

No a las cuentas de 2019

Riera, por ejemplo, ha avanzado que, pese a que es un tema que en la reunión apenas ha surgido de pasada, “es muy difícil, por no decir imposible”, que la CUP acabe dando apoyo a las cuentas de la Generalitat para 2019, que ya ha dado por hecho que serán “antisociales” y “autonomistas”.

Los antisistema reclaman la recuperación de la declaración del Parlament del 9 de noviembre de 2015, con la que se pretendía dar inicio al proceso de "desconexión" entre Cataluña y el resto de España, y que quedó automáticamente suspendida por el Tribunal Constitucional (TC). Preguntada tras la reunión por este asunto, la portavoz del Govern, Elsa Artadi, lo ha despachado diciendo que se trata de una cuestión que debería debatirse en el marco parlamentario.

"No entraremos a valorar un proceso constituyente vació de contenido", ha zanjado Sànchez

La formulación que hace el Ejecutivo independentista del "proceso constituyente", al que dice no renunciar pero sin ponerse plazos y a la vez que ofrece y reclama diálogo al Gobierno, no convence a los cuperos. "No entraremos a valorar un proceso constituyente vació de contenido", ha zanjado Sànchez. "Tiene que ir acompañado", ha añadido, "de un momento de ruptura" que la CUP no otea por ninguna parte.

Tampoco la idea de Torra de recuperar las leyes sociales catalanas bloqueadas en el Constitucional satisface a los antaño socios de Junts pel Sí, cada vez más cómodos en su papel de Pepito Grillo guardián de las esencias del independentismo. La restitución de leyes y decretos suspendidos por el TC sería un primer paso, pero si fuera un acto unilateral, no situándolo en el marco de un debate competencial autonomista", dice Riera.

Rechazo a las conversaciones

El rechazo frontal a la línea de actuación del Govern se extiende a los preliminares de las conversaciones entre Torra y Sánchez, de las que la CUP entiende que el independentismo no puede esperar nada, porque "el gobierno del PSOE en sus primeros días ha lanzado mensajes que no son equívocos, ha dicho que no habrá ningún diálogo fuera de la Constitución". 

Riera y Sànchez, en ese sentido, le han hecho a Torra tres peticiones: "que no pierda el tiempo", que no genere "falsas expectativas" entre el soberanismo y que "no ofrezca el final del conflicto a cambio de nada". Eso sería "sustraerle al pueblo el gran patrimonio republicano del 1-O", en palabras de Riera. "Si eso pasa", ha advertido, "radicalizaremos nuestra oposición dentro y fuera de las instituciones".

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad