La Generalitat cede a las presiones de Ryanair

stop

CINCO AÑOS

Michael O'Leary, consejero delegado de Ryanair, en Barcelona

16 de noviembre de 2011 (14:41 CET)

Michael O'Leary le ha ganado el pulso a las administraciones catalanas. La estrategia del consejero delegado de Ryanair de eliminar rutas de los aeropuertos de Girona y Reus (Tarragona) ha dado sus frutos: Catalunya volverá a subvencionar a la aerolínea de bajo coste con aproximadamente siete millones al año.

Las administraciones públicas han creado dos fondos para "mejorar la competitividad de ambos aeródromos" que se nutrirán con las aportaciones de la Generalitat, de las Cámaras de Comercio, de las Diputaciones de Girona y Tarragona y de los ayuntamientos de Girona, Tarragona y Reus.

Al aeropuerto de Girona se le dotará con 5,3 millones al año, mientras que el de Reus recibirá tres. Ryanair y el resto de operadores cobrarán en función de su peso en cada instalación. Fuentes de la Generalitat, sin embargo, han admitido que buena parte de esas ayuda serán para Ryanair, sobre todo las del fondo gerundense, debido a su cuota de mercado dominante.

La compañía irlandesa, por su parte, ha anunciado este miércoles que sumará nuevos aviones e incrementará el tráfico en el aeropuerto de Girona, así como la reinstauración, a partir de abril de 2012, de las últimas rutas que se eliminaron en Reus. Ryanair justificó el repliegue por el bajo rendimiento económico de algunas de sus operativas en ambas instalaciones.

Doble rasero

Se da la circunstancia de que el martes la patronal europea de las low cost, de la que Ryanair es socio, protestó en Bruselas por las préstamos públicos autorizados en favor de Spanair. En estos momentos, Ryanair presiona en coordinación con otras asociadas --entre ellas Vueling-- para que el comisario de Competencia, Joaquin Almunia, denuncie a Spanair y a sus accionistas por infringir la legislación comunitaria.

Sin embargo, y una vez atadas las ayudas públicas, Ryanair garantiza el incremento en un millón del número de pasajeros en las instalaciones de Girona hasta los tres millones, según la compañía aérea. En lo que se refiere al aeropuerto de Reus, Ryanair prevé un incremento de medio millón de usuarios y el mantenimiento de 500 puestos de trabajo.

Las condiciones de Ryanair

La aerolínea low cost ha advertido que esta decisión sólo se ratificará si AENA, gestor de ambos aeródromos, mantiene las tasas sin subidas. En caso contrario,"estos proyectos serán cancelados" y los aviones y rutas se derivarán a otras infraestructuras con menos costes, según el grupo irlandés.

Este principio de acuerdo se hace público 15 días después de que Ryanair realizase su última operación desde las instalaciones de Reus, aeropuerto que abandonó después de varias confrontaciones con la Generalitat. Los rifirrafes también se produjeron con la Diputación de Girona lo que supuso la cancelación de 39 rutas desde el pasado febrero.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad