La independentista ANC manda callar a los aspirantes a presidirla

stop

Los candidatos evitan las declaraciones para esquivar el veto de 'la junta electoral'. Las guerras subterráneas también se dan para estar al frente de la organización de la Diada

Jordi Sànchez preside la Asamblea Nacional Catalana (ANC)

Barcelona, 14 de mayo de 2016 (01:00 CET)

Los socios de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) votan este sábado a su nuevo secretariado en unas elecciones totalmente abiertas, de resultado incierto, marcadas por la tensión y las polémicas. Este secretariado estará formado por 77 miembros, que son los que elegirán el próximo sábado al presidente y a la ejecutiva, la principal organización independentista catalana, con cerca de 80.000 miembros.

Los principales candidatos a la presidencia han realizado estos últimos días un "apagado", sin declaraciones a la prensa, intervenciones públicas o comentarios en las redes sociales para evitar ser descalificados por "la junta electoral" de la entidad.

No obstante, en declaraciones a Economía Digital, uno de los candidatos en liza asegura que tanto en la elección del secretariado como en la votación del próximo sábado para escoger al presidente "puede ocurrir cualquier cosa" al tratarse de un proceso "abierto", sobre el que ni siquiera se han realizado sondeos.

Destacados miembros de la ANC abogan para que el candidato más votado en las elecciones al secretariado se proclame presidente, para evitar lo que ocurrió hace dos años cuando se proclamó a Jordi Sánchez, que quedó en cuarta posición, pese a que la escritora Liz Castro había sido, con mucha diferencia, la más votada del secretariado.

Pugna por la comisión de movilización

Las fuentes consultadas reconocen tensiones y guerras subterráneas para hacerse con la presidencia de la ANC, pero también para estar al frente de alguna de sus comisiones, concretamente la de movilización, desde donde se diseñan las campañas de agitación y actos como los de la Diada del 11 de septiembre.

"La junta electoral" ha crispado las elecciones con dos polémicas decisiones: la primera, la de excluir dos candidatos críticos con la gestión de Sánchez, y la segunda, la de volverlos a admitir tan solo dos días después. Estos candidatos son Quim Torra, ex presidente de Ómnium Cultural, y Jordi Calvis.

"La junta electoral" rectifica

En un primer momento, la junta electoral vetó a Torra porque ocupa un cargo de designación política, como es la dirección del Centro de Estudios de Temas Contemporáneos, que depende de la Generalitat. A Calvis se le excluyó por formar parte de la lista de la CUP en las elecciones al Parlament del pasado 27 de septiembre, aunque no resultó elegido.

Torra y Calvis exigieron el mismo trato que hace dos años se concedió a Sánchez, que cesó como adjunto al Sindic de Greuges (el ombudsman catalán) después de proclamarse presidente de la ANC. "La junta electoral" aceptó sus recursos, pese a que su normativa no contempla que se puedan recurrir las decisiones.

Quim Torra, Liz Castro y el ex diputado de la CUP Antonio Baños son los principales candidatos del sector crítico en condiciones de disputar la presidencia de la ANC a Jordi Sánchez.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad