El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, durante la segunda jornada del pleno del parlamento catalán. Las fiscalías catalanas ordenan requisar todo el material del 1-O. Ganar una batalla, perder la contienda. EFE

La "ley de desconexión" catalana convertiría en ilegal el "procés"

stop

Junts pel sí y la CUP copian una disposición de la Constitución española que haría ilegal un referéndum unilateral de independencia en Cataluña

Economía Digital

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, durante la segunda jornada del pleno del parlamento catalán. Las fiscalías catalanas ordenan requisar todo el material del 1-O. Ganar una batalla, perder la contienda. EFE

Barcelona, 29 de agosto de 2017 (05:55 CET)

Junts pel sí (JPS) y la CUP copian puntos de la Constitución española en la llamada "ley de desconexión" que convertirían al "procés" independentista en ilegal, de regir el texto presentado este lunes en una supuesta Cataluña independiente. Así, el artículo 2 menciona que “la soberanía nacional reside en el pueblo de Cataluña, del que emanan todos los poderes del Estado”. La disposición, similar a la de la Constitución española, contradice la posibilidad de un referéndum unilateral de independencia por ejemplo en la Vall d'Aran.

De momento, la admisión a trámite de la "ley de desconexión" no está prevista, pero sí existe el compromiso de aprobarla en el pleno de la Cámara catalana antes del 1 de octubre (1-O). El bloque independentista argumenta que persiguen articular la vía jurídica para los catalanes que voten "sí" en el referéndum de la misma fecha. En el caso de que ganara el "no", se asegura que se convocarán elecciones autonómicas y la ley no entraría en vigor.

Justicia a medida

El texto de la proposición de ley recoge la creación de un nuevo poder judicial catalán, en el que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) se convertirá en el Tribunal Supremo (TS). Dentro de este nuevo marco, los juzgados podrán anular “los procesos penales contra investigados o condenados por conductas que buscasen un pronunciamiento democrático sobre la independencia de Cataluña o la creación de un nuevo Estado de manera democrática y no violenta".

Además, la proposición de ley no prevé un mínimo de participación para dar validez a la votación del 1-O y que sea vinculante. Tal y como explicó el diputado de la CUP, Benet Salellas, el objetivo ahora es intentar ganar legitimidad antes del plebiscito movilizando a votantes del no: "Las personas que no quieran que nazca esta república catalana también están interpeladas a votar el 1 de octubre", afirmó.

Fragmento de la proposición de ley que presentaron el lunes en el Parlament. ED

Fragmento de la proposición de ley que presentaron el lunes en el Parlament. ED

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad