La Marea Blanca seguirá con marchas por las derivaciones

stop

El movimiento, que se creó contra la privatización de los hospitales madrileños, persistirá con protestas callejeras pese a la victoria judicial

La Marea Blanca en Cibeles.

16 de marzo de 2014 (19:33 CET)

La Marea Blanca ha vuelto a tomar las calles de Madrid este domingo. Pese a la victoria judicial, que suspendió cautelarmente el proceso de privatización de los hospitales madrileños, miles de profesionales sanitarios que mantienen un pulso con el gobierno de la Comunidad de Madrid por la gestión de los centros de salud públicos, regresaron este domingo a las calles del centro de Madrid.

Los colectivos aseguran que mantendrán el pulso de la calle para lograr revertir también la externalización de los servicios y pruebas médicas, un propósito mucho más complejo. Los colectivos de médicos aseguran que el gobierno autonómico está desmantelando las consultas de los centros hospitalarios y las pruebas diagnósticas como las mamografías, transferidas en gran medida a centros privados aunque muchas veces deben repetirse, después, en hospitales públicos por la falta de precisión en los resultados.

El call center

Un call center de gestión absolutamente opaca --asegura-- es el encargado de decidir si los pacientes deben consultarse en una clínica privada o en un hospital público. Su próxima lucha es desmantelar ese sistema y para ello con los colectivos han comenzado a investigar a las empresas que participan en el servicio y no descartan nuevas acciones judiciales, según ratificaron este domingo los participantes de la Marea.

Los colectivos han comenzado a formar grupos de trabajos para investigar la forma de derivación y las instrucciones que reciben los trabajadores del call center. Los profesionales de la sanidad quieren demostrar que, lejos de ahorrar recursos, el sistema empleado por el gobierno autonómico resulta más costoso para las arcas públicas.

Doble coste

"Las mamografías en las clínicas privadas no se hacen con los aparatos de última generación y, cuando dan resultados dudosos, hay que volver a repetirlas en la pública. Hay un número muy elevado de casos dudosos que luego tienen que repetirse en la pública, con el retraso que ello implica para las listas de espera", aseguran los portavoces del sindicato de técnicos sanitarios Fesitess.

Los sanitarios consideran que el PP sólo ha frenado sus intenciones de privatizar los hospitales de forma temporal y que volverá a reactivar el plan si logra la mayoría absoluta en las próximas elecciones. Por ello --aseguran-- están decididos a trabajar para desgastar al partido en Madrid.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad