La 'omertá' del fútbol: un negocio de 13.500 millones de euros anuales

stop

Las autoridades alertan: ''El amaño de partidos es el mayor peligro al que se enfrenta el deporte en el próximo siglo''

El Betis-Osasuna de 2014 está siendo investigado por amaño.

Barcelona, 10 de julio de 2016 (01:00 CET)

Lo que pasa en el vestuario se queda en el vestuario. Es uno de los primeros códigos que se aprende en el mundo del fútbol y que acostumbra a servir para despejar las preguntas de los ávidos periodistas deportivos que intentan conocer las interioridades de la caseta de los jugadores. El tópico responde a la nobleza del juego aunque esconde un trasfondo peligroso: Cuando silencia actividades ilegales en el terreno de juego.

"La compra de partidos y los amaños son la principal amenaza para el deporte que existe", alerta Rodrigo Arias, de la división de seguridad de la FIFA. Según la Federación Internacional de Fútbol, el crimen organizado obtiene más de 13.500 millones de euros cada año con la compra de partidos como alternativa "de bajo riesgo" a la prostitución y las drogas.

¿Cómo se obtiene rédito de amañar un encuentro? A cambio de sobornar a los futbolistas, se mueven grandes cantidades en el mercado de apuestas ilegal a un resultado pactado de antemano. La Interpol calcula que el mercado alternativo mueve incluso más dinero que el regulado. El 53% de los ingresos se producen en Asia –especialmente en China, Corea del Sur y Honk Kong-. Sin embargo, Europa genera un cuarto del capital ilícito, con Italia y Alemania como las principales vías de escape.

Las apuestas no tienen por qué obedecer al resultado final del partido. Las últimas mediciones realizadas de la mano de las casa de apuestas –la única que colabora con las autoridades españolas es Betfair- revelan que cada vez más tiene más presencia el acertar el número de saques de esquina. "En el caso del tenis se especula con algo tan difícil de detectar cómo las dobles faltas", señalan en el sector.

¿Y en España?

Si alguien ha liderado la lucha contra los amaños en España es Javier Tebas, presidente la Liga de Fútbol Profesional (LFP). Oscuro en otros aspectos, como la racionalización de los horarios o su vinculación con la extrema derecha, ha iniciado una cruzada por la limpieza del deporte. "La Federación Española y la Asociación de Futbolistas no hacen nada para evitar esta lacra", lamenta.

La mayoría de arreglos se realizan en las categorías no profesionales, como Segunda División B y Tercera División, donde es más fácil convencer a los deportistas. "Hemos avisado a la organización, pero las sospechas siguen en el cajón de su presidente, Ángel María Villar.

"Cada día hay cinco o seis partidos apañados alrededor del mundo", contabiliza el dirigente. ¿Cómo es posible que en España no haya todavía ningún condenado? La ley entró de rebote en el código penal en 2010. "El redactado era muy malo", reconoce el también abogado. Un lustro después se ha modificado al descubrirse como un coladero.

Sin embargo, los casos son un secreto a voces en el mundo del fútbol que el malentendido compañerismo tapa. "En los vestuarios se conoce cuando un futbolista rebaja la intensidad al haber apostado por un resultado", señala Tebas. "Incluso se apuesta en el vestuario al descanso de un encuentro", añade.

Casos concretos

En la liga española hay varios casos de amaño bajo investigación. Aunque motivados por compensaciones deportivas y no por apuestas –salvar una categoría, por ejemplo-. Son conocidas las pesquisas sobre el Real Betis BalompiéClub Atlético Osasuna celebrado en 2014 o el Granada Club de FútbolUnión Deportiva Las Palmas de hace sólo un par de meses.

"Los deportistas vienen y me lo cuentan, pero cuando les pido de ir a un juzgado a denunciarlo se echan atrás", lamenta Tebas. Evita señalar, pero advierte que ahora está centrado en un enfrentamiento de Segunda División en el que un futbolista anotó dos goles y se produjeron once saques de esquina. Precisamente a esta combinación se detectó un volumen anormal de apuestas horas antes del pitido inicial.

En el exterior, la corrupción afecta especialmente a los escalones más bajos del deporte, con una liquidez económica menor. Pero la élite no está limpia. Hace escasas semanas, el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) condenó al Skënderbeu, campeón de Albania, sólo con los volumenes irregulares en las apuestas. La sentencia esperan que sirva de precedente para la lucha.

Un equipo de especialistas 

Tebas no actúa sólo, probablemente ni se pone manos a la obra. La LFP cuenta con un equipo formado por apostadores profesionales, investigadores y policías en el que invierte 2,5 millones de euros al año para prevenir los amaños.

"La temporada que viene hemos llegado a un acuerdo para prestar servicios a todos los deportes profesionales españoles", presume. De momento, ya han facilitado informes sobre baloncesto, balonmano, voleibol y tenis.

¿Solución en origen o en destino?

El directivo propone solucionar el problema en su origen. Sin embargo, cada maestrillo tiene su librillo, y otros hablan de poner coto a las casas de apuestas para erradicar la lacra. En Europa se intenta lanzar un convenio de buenas prácticas que Malta ha bloqueado. "Es el segundo ingreso del país", señala Santiago Fisas, eurodiputado por el Partido Popular.

Si bien la isla es un paraíso para los corredores, la mayoría de operadoras se encuentran radicadas en Filipinas, la India o Singapur. "No se piensen que son zulos", ironiza Tebas. Son centros altamente tecnificados que mueven un gran volumen de su negocio por internet. "Si lográsemos que cada competición gestionara sus propias apuestas veríamos como se velaría más por su integridad", propone el político popular.

Desde la FIFA siguen las tesis de Tebas, y periódicamente se dan cursos de formación a los futbolistas. "La semana pasada estuvimos en Rumanía haciendo una ponencia y lo que nos contaban era escalofriante", señala Arias. "Amenazas, agresiones, violencia", ejemplifica.

La colaboración de las casa de apuestas

En España, las casas de apuestas no tienen la obligatoriedad de advertir de posibles prácticas ilegales. En el Reino Unido, en cambio, incluso llegaron a denunciar a las autoridades al internacional argentino Martín Demichelis por ser usuario de estas plataformas, algo no permitido. "¡Igual que aquí!", ironiza Tebas.

"¿Por qué las empresas permiten pagos a través de monederos electrónicos opacos imposibles de rastrear?", se pregunta. Él mismo responde: "Porque perderían gran parte de su negocio".

El presidente de la Asociación Europea de Seguridad del Deporte (Essa), Michael O'Kane, que agrupa a las principales operadoras del continente, señala la necesidad de dar una respuesta europea al problema. "Este delito sobrepasa la jurisdicción nacional, debemos agruparnos", concluye.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad