Primeras imágenes del lugar de la explosión, a 200 metros del centro de acogida de Zirndorf (Alemania). REUTERS

La ultra derecha alemana entra en acción con una maleta bomba

stop

Una deflagración a 200 metros de un centro de acogida para refugiados causa momentos de pánico en una ciudad cercana a Nuremberg

Economía Digital, con información de Reuters

Primeras imágenes del lugar de la explosión, a 200 metros del centro de acogida de Zirndorf (Alemania). REUTERS

27 de julio de 2016 (17:23 CET)

La ultra derecha alemana habría recuperado su actividad violenta como respuesta a los presuntos atentados que ha sufrido el país en la última semana. La policía de Zirndorf, localidad cercana a Nuremberg, sospecha que las facciones más radicales del conservadurismo germano están detrás de la explosión de una maleta bomba a 200 metros de un centro de acogida para refugiados sirios. No hubo víctimas, según la portavoz del gobierno de Baviera, pero sí momentos de elevada tensión.

La autoría de la ultra derecha es, por ahora, la principal sospecha, aunque no se descarta la acción de otro perturbado. Pocos minutos después de las 17:00 horas locales, se produjo la deflagración de una maleta llena de aerosoles. La policía tuvo tiempo de acordonar la zona y evitó, de este modo, daños personales.

Sin embargo, diversos testigos apuntan a Reuters que la gente huyó corriendo al escuchar "la fuerte explosión". La maleta generó un pequeño incendio, que fue controlado, en un jardín próximo al edificio oficial, donde la localidad da acogida a los refugiados de la crisis siria.

La tarde de pánico en Zirndorf marca la siguiente página de una semana plagada de sucesos violentos en Alemania, además del asesinato a sangre fría de un párroco cerca de Normandía (Francia) por miembros del Estado Islámico. Al margen del tiroteo de Múnich, del que la fiscalía responsabiliza a un perturbado –murió durante el ataque a tiros—, en el país se registraron diversos capítulos violentos.

Semana de terror

Este domingo, un refugiado sirio atacó con un machete a varias personas en un restaurante, y causó la muerte de una mujer. Además, otras dos personas fueron heridas. El agresor, que fue reducido y detenido por la policía alemana, ingresó en un local de kebab y la emprendió a machetazos contra los clientes, que se escaparon presos del pánico.

El ataque siguió a los sucesos en un tren en Wurzburgo. Un joven asilado de 17 años hirió, también con machete, a varios pasajeros. El hecho fue reivindicado por el Estado Islámico.

Este martes, un hombre abrió fuego en un clínica de Berlín sin que se conozca aún con certeza el móvil del suceso. La respuesta de la ultra derecha a esta serie, según las primeras hipótesis de la policía –y por tanto, aun no son definitivas—, habría sido la intentona de ataque contra el centro de refugiados de Zirndorf. Los expertos trabajaban con esta hipótesis y avisan de la escalada de violencia en el país.

Los expertos temían esta reacción

Además de la respuesta violenta de los movimientos fascistas, se advierte de la posibilidad de atentados en "objetivos blandos" poco vigilados como centros comerciales, escuelas u hospitales. Esta alerta en concreto se ha hecho extensiva a toda Europa. En Francia el Estaso Islámico demostró un grado de macabra sofisticación al asaltar una iglesia cerca de Normandía para degollar al cura, dos religiosas y dos feligreses.

En España, la Guardia Civil ha activado medidas de seguridad extra en zonas turísticas, según desveló esta miércoles Cerodosbé (editado por Economía Digital).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad