El presidente del Pdecat, Davdi Bonvehí, en una rueda de prensa en la sede de la formación. EFE/Quique García
stop

El independentismo revela su primera represalia por las acusaciones en el juicio del 1-O, que pasa por tumbar los presupuestos de Sánchez e Iglesias

Alessandro Solís

Economía Digital

El presidente del Pdecat, Davdi Bonvehí, en una rueda de prensa en la sede de la formación. EFE/Quique García

Barcelona, 02 de noviembre de 2018 (20:34 CET)

Las represalias del independentismo por las acusaciones del "procés" no se hacen esperar. Tanto el Pdecat como ERC subrayaron la tarde del viernes que, ante "la falta de gestos" del Gobierno en el marco del juicio del 1-O, se mantiene la negativa de las formaciones a apoyar los presupuestos pactados entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

El presidente del Pdecat, David Bonvehí, en declaraciones a la prensa frente al centro penitenciario de Lledoners, manifestó que "es evidente que no hay nada que negociar". "Ya se espabilarán con sus presupuestos y con su política española", sentenció, ante las penas de 16 a 25 años que pidió la Fiscalía para los acusados del 1-O.

De forma similar reaccionó el vicepresidente del Govern y adjunto a la presidencia de ERC, Pere Aragonès. "A no gesto ni movimiento por parte del Gobierno, imposible gesto ni movimiento por nuestra parte", dijo el republicano en una referencia indirecta a la negociación de los presupuestos que empujan el PSOE y Podemos.

El independentismo afea a Sánchez las acusaciones de la Fiscalía

El separatismo vincula las condenas de los políticos catalanes presos con la aprobación de los presupuestos desde que se le ocurrió la idea, hace unas semanas. En la construcción temporal que llevó a los dispares escritos de acusación de la Fiscalía y la Abogacía General del Estado, presentados este viernes, el binomio presos-presupuestos fue recurrente.

El ala grande del independentismo no considera gesto suficiente que el Gobierno de Sánchez obligase a la Abogacía del Estado a olvidar el delito de rebelión en su acusación. Para el secesionismo, esta es una guerra de todo o nada, o por lo menos eso es lo que quiere aparentar frente a las cámaras, al desquitarse con Sánchez por los escritos de acusación.

Bonvehí incluso comentó que el Pdecat ya tenía "clara" su postura antes de este viernes, pero la confirmación del viernes la reforzó. Aseguró que la formación apostó "por un cambio de Gobierno a cambio de nada", echando en cara a Sánchez la mano del Pdecat para que progresara la moción de censura contra Mariano Rajoy.

"Es un día triste", porque el Ejecutivo de Sánchez demostró que no está "a la altura" al actuar de una forma "totalmente indigna", agregó el líder del Pdecat. "Estamos aquí para dar apoyo a los presos políticos y para decirles que nunca les dejaremos", explicó, sobre la manifestación independentista que tomó lugar fuera de Lledoners.

Por su parte, Aragonès fue categórico. "Nunca hubo violencia por parte del independentismo", aseguró el número dos de la Generalitat de Quim Torra. El juicio es "una farsa" porque "las acusaciones se basan en falsedades", agregó, antes de criticar que el Gobierno de Sánchez "no ha cambiado la línea" tomada por Rajoy.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad