Pedro Sánchez y Quim Torra durante su primera reunión en la Moncloa, en julio. EFE
stop

Elsa Artadi y Carmen Calvo mantienen un encuentro "secreto y cordial" en Madrid en plena incertidumbre sobre el rumbo rupturista de Torra

Barcelona, 31 de agosto de 2018 (20:34 CET)

La crisis de convivencia en Cataluña y las inminentes entrevistas que deben mantener Gobierno y Generalitat han creado un extraño clima político. Entre noticias de enfrentamientos por los lazos amarillosdecruces de acusaciones entre ambos gobiernos, una reunión secreta tuvo lugar el miércoles en Madrid:la consellera Elsa Artadi se vio con la vicepresidenta Carmen Calvo para abordar el curso político.

La consejera de la presidencia de la Generalitat y la vicepresidenta del Gobierno de Pedro Sánchez tuvieron un encuentro "cordial" de "trabajo interno" en el que aprovecharon para conocerse personalmente, pues antes sólo habían hablado por teléfono. Los ejes principales de la reunión fueron las perspectivas del diálogo y los preparativos de cara a la cita que, en un principio, deben mantener Quim Torra y Sánchez en Barcelona.

Así lo ha adelantado Nació Digital citando fuentes gubernamentales. Las fuentes señalaron que Artadi y Calvo discutieron sobre asuntos competenciales que tienen en común, como los temas relacionados con la igualdad y las mujeres. "Hubo buena sintonía", aseguraron. Mientras tanto, en Barcelona, una manifestación contra la violencia convocada por Ciudadanos iniciaba con agresiones a un cámara de Telemadrid, lo que no ayudó a calmar los ánimos caldeados por la puesta o quitada de los lazos amarillos en la comunidad autónoma.

A la espera de Torra

La reunión secreta entre Artadi y Calvo sucedió a pocos días de que Torra suba al escenario del Teatro Nacional de Cataluña, el martes 4 de septiembre, a leer un texto que desde antes de pronunciado ya sembró el terror en la Moncloa. El presidente de la Generalitat ya dejó claro que el "procés" sigue vivo y que no acatará la sentencia del Tribunal Supremo en el juicio del 1-O, a lo que Sánchez tuvo que responder con la amenaza del 155 a la que luego bajó el tono.

El líder del PSOE teme que Torra vuelva a la vía unilateral y que presente un plan para buscar la independencia nuevamente. Y Torra, ante las amenazas del Ejecutivo, sólo sube más la tensión: "Solo obedeceremos al pueblo de Cataluña", dijo el viernes en respuesta a la carta del 155 que Sánchez volvió a poner sobre la mesa. "Tendría un problema si no obedeciera al Parlamento de Cataluña", agregó el presidente autonómico.

El presidente de la Generalitat jugó con la carta del "diálogo" y hasta se mostró sorprendido de que Sánchez hiciera amenazas similares a las del PP de Mariano Rajoy. La reunión secreta de Artadi con Calvo podría ser parte de la misma estrategia. El separatismo tiene ahora la posibilidad de decir que está dialogando y tendiendo puentes con la Moncloa, mientras Torra termina de redactar el texto que tiene en vela al Ejecutivo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad