La sede de Youtube en San Bruno, California, donde se registró el tiroteo este martes. Foto: EFE/JGM

Los inquietantes motivos detrás del tiroteo en Youtube

stop

La mujer que disparó en la sede de Youtube era una 'youtuber' vegana que estaba obsesionada con la "censura" de la página de vídeos

Alessandro Solís

Economía Digital

La sede de Youtube en San Bruno, California, donde se registró el tiroteo este martes. Foto: EFE/JGM

Barcelona, 05 de abril de 2018 (16:12 CET)

El martes al mediodía, una mujer armada con una pistola ingresó a la sede de Youtube en San Bruno, California, donde hirió a dos mujeres de 32 y 37 años, y a un hombre de 36 años. Luego se suicidó.

Fue el primer ataque sufrido por Youtube y uno de los pocos casos en los que el perpetrador de un tiroteo colectivo es una mujer. Nasim Aghdam, de 39 años y vecina de San Diego, ha sido señalada como la responsable del crimen.

Detrás de su sangrienta acción se esconden algunos inquietantes motivos que las autoridades y sus familiares señalan como las razones detrás del tiroteo. Uno de los más importantes es que la youtuber solía decirle a sus personas cercanas que Youtube le había "arruinado la vida".

Youtube cambió las reglas para los creadores de contenido en enero

Aghdam se describía como una activista que luchaba por los derechos de los animales y tenía varios canales en Youtube en distintos idiomas (inglés, turco y farsi). Uno de sus temas recurrentes era el veganismo, pero en los últimos meses empezó a mostrar otra obsesión.

A comienzos de 2018, Youtube cambió las reglas para que sus creadores moneticen con sus contenidos. Desde febrero, los nuevos youtubers deben tener más de 1.000 suscriptores y al menos 4.000 horas de visionado para tener la posibilidad de cobrar su porción de los ingresos publicitarios.

Esto no gustó a Aghdam, así como a miles de youtubers de pequeño y mediano alcance. Aghdam consideraba que Youtube no sólo le limitaba su capacidad de monetizar con su canal, sino que también la censuraba por sus opiniones impopulares.

La mujer del tiroteo a Youtube comparó el portal de vídeos con Hitler

En su sitio web, comparó a Youtube con Adolf Hitler y dijo: "No existe la libertad de expresión en el mundo real y todos seremos reprimidos por decir una verdad que el sistema no apoya. Los vídeos de los usuarios que estamos en la mira de Youtube son filtrados y relegados, para que sea difícil verlos". "¡Tu canal sólo crecerá si ellos quieren!", agregó.

Aghdam tenía unos 5.000 seguidores en Youtube, 1.600 en Facebook y 16.000 en Instagram, pero todas sus cuentas en las redes sociales fueron eliminadas después del tiroteo del martes.

Los rincones de Internet en los que abundan las teorías de conspiración no se han hecho esperar y durante las últimas 48 horas han presentado un abanico de posiciones para intentar respaldar la idea de que la mujer es una suerte de mártir de la libertad de expresión, en un amague por condonar un acto violento reprochable desde cualquier ángulo.

El uso prolongado de las redes sociales aumenta la reclusión social

No obstante, la historia de Aghdam calza con las investigaciones que señalan que las redes sociales juegan un papel determinante en la salud mental de los usuarios. Varios estudios han encontrado que los usuarios que dedican mucho tiempo a consumir información de forma pasiva en las redes sociales tienen más probabilidades de sufrir depresión o ansiedad.

Uno de los estudios más recientes, realizado en la Universidad de Pittsburgh, concluyó que las personas que dedican más de dos horas diarias a ver las redes sociales se exponen el doble a sentirse socialmente aislados que quienes dedican menos de 30 minutos a estas plataformas.

"Asumimos que las redes sociales son un mundo social y que cuando te engranas en este entorno te sientes más conectado a los demás", dijo el director del centro de investigaciones de medios de comunicación, tecnología y salud de la Universidad de Pittsburgh, Brian Primack. "Pero cuando masticas los números encuentras todo lo opuesto", concluyó.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad