Manifestaciones por el Día Internacional de la Mujer. / EFE

Los partidos políticos temen el fuera de juego en la huelga feminista

stop

En plena precampaña electoral, las fuerzas políticas se preparan para afrontar al Día Internacional de la Mujer

06 de marzo de 2019 (04:55 CET)

A tres días de la huelga por los derechos de las mujeres del próximo 8 de marzo, los principales partidos políticos intentan hacer suyas las reivindicaciones feministas. En una precampaña electoral ajustada, ningún partido político quiere quedar en fuera de juego frente a un movimiento feminista cada vez más influyente y con un papel que puede resultar decisivo de cara a las urnas.

A diferencia del año pasado, en el que PP y Ciudadanos no secundaron la huelga, nadie quiere renunciar ahora a su trozo de tarta de cara al próximo 8-M. La reivindicación feminista ya no aparece en la agenda pública como algo excéntrico, sino que la lucha por los derechos de las mujeres se ha convertido en un credo compartido.

Después de aprobar el decreto ley que equiparará en tres años el permiso de paternidad al de maternidad, el PSOE de Pedro Sánchez se ha convencido a sí mismo de que puede colgarse el cartel de feminista.

En el último vídeo de cara a la huelga del 8-M, #LaEspañaQueQuieresEsFeminista reclama directamente la igualdad entre sexos, y Sánchez no ha dudado en cargar contra los partidos de derechas, que, según él, “banalizan la violencia de género” y quieren perpetuar la brecha salarial. Algunas de las integrantes de su partido, como Adriana Lastra, ya han anunciado que se movilizarán durante el día de la huelga.

Las posturas de PP, Ciudadanos y Podemos

Por su lado, el PP de Pablo Casado se encuentra en un dilema: mientras presumen de ser los impulsores del pacto de estado contra la violencia de género también sienten el lastre de su pacto con Vox en Andalucía, ya que el partido de Santiago Abascal defiende la derogación de la ley que lo ampara.

Aunque evitan la etiqueta “feminista” y no mencionan su participación en la huelga, los populares insisten en defender la igualdad entre hombres y mujeres y los derechos de estas. Esta misma semana, Casado ha anunciado que ampliará un 2% el complemento a la pensión de las mujeres trabajadoras con un hijo.

Su contundente rechazo del aborto le ha valido la crítica de los colectivos feministas, que tampoco han dudado en criticar el post en Twitter de la secretaria de comunicación del PP Madrid, Isabel Rábago, en el que afirmó que “ella no era feminista, era femenina”. Rábago ha optado por aclarar que ella no acepta el “feminismo que impone la izquierda” y que, aunque defiende la igualdad entre sexos, no secundará la huelga.

El presidente del PP, Pablo Casado; el líder de Ciudadanos, Albert Rivera; y el Ministro de Fomento, José Luís Ábalos son protagonistas, junto a otros políticos, artistas y figuras reconocidas del elenco español, del proyecto que ha lanzado la revista femenina del periódico El Mundo, YoDona. Bajo el titular “#Yomesumo”, esta campaña publica las respuestas de 30 personalidades masculinas de la actualidad que aseguran “sumarse a la lucha del 8-M”.

Podemos secundará la huelga y Ciudadanos apuesta por un "feminismo liberal"

En Ciudadanos sí que se reclaman feministas, tal y como aseguran la portavoz del partido naranja, Inés Arrimadas, y Melisa Romero, portavoz adjunta. Arrimadas ha sido contundente en su defensa de lo que ha bautizado como “feminismo liberal", y que ha sido cuestionado por el movimiento feminista por tolerar prácticas como la prostitución o la gestación subrogada. La líder de Ciudadanos en Cataluña se ha mostrado reacia a aceptar un feminismo basado en el lenguaje inclusivo e insiste en un “feminismo útil y de políticas”. Todavía no ha quedado claro si participarán en las movilizaciones del 8-M.

Podemos secundará la huelga y ha llamado a las mujeres a salir a la calle para defender sus derechos. Irene Montero, portavoz del grupo Unidos-Podemos, cree firmemente que el 8 de marzo va a ser "un hito” y ha expresado su rechazo ante aquellos partidos que están usando la fecha para hacer campaña electoral, como asegura, hace Ciudadanos. “El 8 de marzo es más política que muchas de las cosas que se hablan en el Congreso, pero hay que respetar que son las mujeres quienes lo están liderando y quienes nos están marcando el paso”, dice Montero.

Por su parte, Vox ha comunicado que no participará en la huelga. “No creemos en las leyes de género, ni en las cuotas, ni en el feminismo supremacista que lo único que busca son privilegios, no para las mujeres, sino para una minoría de aprovechados y lobbies”, han manifestado en su cuenta de Twitter. Vox ha señalado al resto de partidos del espectro electoral y les ha acusado de querer “arrogarse de la portavocía de todas las mujeres”.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad