El candidato de ERC a la alcaldía de Barcelona, Ernest Maragall, tras una visita a la cárcel del Soto del Real el 31 de mayo de 2019. Foto: EFE/FV

Maragall sacrifica a JpC para ser alcalde de Barcelona

stop

Que ERC pase de JpC para conseguir la Alcaldía de Barcelona "está encima de la mesa", admite Maragall, que apuesta por un pacto con Colau

Alessandro Solís

Economía Digital

El candidato de ERC a la alcaldía de Barcelona, Ernest Maragall, tras una visita a la cárcel del Soto del Real el 31 de mayo de 2019. Foto: EFE/FV

Barcelona, 02 de junio de 2019 (12:06 CET)

Ernest Maragall sabe que si quiere convencer a Ada Colau de formar un gobierno de izquierdas en Barcelona debe pasar de Junts per Catalunya (JpC), aunque pueda costarle una crisis a Esquerra Republicana (ERC) en el Govern de la Generalitat. "Esto está encima de la mesa, efectivamente", admitió el candidato republicano a la Alcaldía este sábado.

Maragall se ha mostrado dispuesto a sacrificar a la coalición liderada por Carles Puigdemont con tal de ser alcalde de la capital catalana. El ganador de las elecciones municipales en Barcelona apuesta por un pacto con Barcelona en Comú para gobernar conjuntamente el Ayuntamiento, dejando por fuera definitivamente a JpC.

Una de las razones de peso para optar por un gobierno apoyado por los comunes es que, a su juicio, hay "operación de Estado esperpéntica" para evitar tal pacto, liderada por Manuel Valls y Jaume Collboni. Maragall confía en que el partido de Colau no "se dejará atrapar en esa lógica", que tacha de contradictoria con la voluntad de la ciudad.

Barcelona quiere que se apliquen las decisiones que se han tomado colectivamente, afirmó Maragall en una entrevista de TV3 recogida por Europa Press. Y reconoce que es legítimo que Colau batalle por la Alcaldía, a la luz de un resultado electoral francamente ajustado (ERC arrebató la victoria a los comunes por apenas 5.000 votos).

Maragall pide a Colau rechazar un acuerdo con el PSC y Valls

Maragall calificó una hipotética unión del PSC, los comunes y la plataforma de Valls (BCN Canvi-Cs) de "solución aritmética, artificial y esperpéntica" que ayudaría a "profundizar en el conflicto" y "crear inestabilidad". Y advirtió a Colau de que Barcelona no permite "ni se lo permitirá" que su legitimidad caiga en las manos de Valls "o en un cambio de cromos".

ERC mantiene conversaciones bilaterales con los comunes y JpC bajo la convicción de que "el que puede ofrecer estabilidad y vías de entendimiento con las instituciones del Estado es este gobierno", que es "firme, sólido y amplio" y que apostará por abrir vías de diálogo y entendimiento con las instituciones del Estado.

"Si alguien quiere abrir vías de diálogo entre Cataluña y las instituciones del Estado, que no se confunda", agregó Maragall. "No se puede ofrecer a la ciudad el acuerdo de los que han sido durante la campaña excluyéndose de manera explícita".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad