Marín cede a las presiones de Iniciativa e indulta la radio de l’Hospitalet

stop

RECORTES MUNICIPALES

30 de noviembre de 2011 (23:21 CET)

La alcaldesa de l’Hospitalet, Núria Marín (PSC), ha decidido dar marcha atrás este miércoles en su agresivo plan de recorte de gastos que había sentenciado a muerte a la televisión y a la radio municipal, con más de 30 años de antigüedad.

La propuesta ha chocado con la oposición frontal del socio de gobierno, Iniciativa per Catalunya (ICV-EUiA), que ha amenazado con romper el pacto.

Para garantizarse la gobernabilidad del municipio barcelonés, la alcaldesa ha aceptado retirar la propuesta de cierre de la radio que tenía pensada someter a votación de los grupos políticos en el pleno municipal del próximo viernes, según ha podido saber Economía Digital.

El gobierno municipal comenzará en breve una ronda de contactos con los trabajadores de la radio (25 profesionales) para negociar recortes de salario y prejubilaciones. También consensuará un plan de viabilidad para el medio de comunicación que tiene un presupuesto anual de un millón de euros.

Aún no se ha decidido, sin embargo, el futuro de la televisión de l'Hospitalet que cuenta con unos 40 trabajadores a cargo de la empresa privada Lavinia y que tiene un coste de unos dos millones de euros al año.

Gobierno en jaque


La decisión de reconsiderar el plan que había anunciado el lunes se produjo después de que el grupo de ICV-EUiA, socio de los socialistas en la alcaldía, amenazara con su salida del gobierno si se ejecutaba el cierre de la radio y la televisión locales.

La renuncia de los ecosocialistas dejaría al PSC en minoría (algo inédito en el municipio) y a merced de CiU y PP para continuar con su gobierno, lo que complicaría enormemente la gestión municipal.

El malestar de los trabajadores también tuvo eco en un sector de los militantes socialistas que no veían con buenos ojos el primer tijeretazo laboral en la historia democrática del ayuntamiento.

Los trabajadores de la televisión municipal aseguran que pelearán con “uñas y dientes” para salvar sus puestos de trabajo y no descartan un acuerdo in extremis antes del próximo viernes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad