Mas-Colell se enfrenta a Vila y Mas por el futuro de ATLL

stop

'GUERRA DEL AGUA'

De izquierda a derecha, Santi Vila, Felip Puig y Andreu Mas-Colell en un acto de CDC

Barcelona, 15 de diciembre de 2014 (21:58 CET)

La concesión de Aigües Ter Llobregat (ATLL) no es sólo la principal licitación pública de la presidencia de Artur Mas. Es también el origen de una batalla en el seno del Govern de la Generaltiat que ha eclosionado este fin de semana. El consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, ha iniciado un órdago contra el responsable de Territori, Santi Vila, y otros miembros del Ejecutivo entre los que se encuentran el propio President para intentar frenar la anulación del contrato con Acciona.

Mas-Colell ha sido el principal defensor de la adjudicación desde el primer varapalo jurídico que recibió seis días después de su firma. Estuvo junto al anterior titular de Territori, Lluís Recoder, en la cocina del concurso público y la adjudicación (con un papel menor que el actual socio de KPMG) y esa responsabilidad le autorizó a trazar la estrategia pública para defender la adjudicación con Acciona.

Apoyo del gabinete jurídico de la Generalitat


La directriz de dejar al concesionario actual se ha mantenido durante dos años y ante todos los tribunales del Estado. Junto a Mas-Colell se encuentra el gabinete jurídico de la Generalitat, que defendió que como el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) no se había pronunciado sobre la validez de la adjudicación no era necesario anular el contrato con Acciona, tal y como le ordenaba el Tribunal Catalán de Contratos del Sector Público, la antigua Oarcc.

La abogacía de la Generalitat incluso trazó una estrategia para defenderse de la resolución que la institución que media en la contratación pública catalana firmó el 2 de enero de 2013. Pocos días después de que se publicara, el gabinete jurídico solicitó a la primera mesa de contratación que emitiera un informe en el que señalara que el rival de Acciona en el concurso, Aguas de Barcelona (Agbar), tampoco cumplía con el pliego de condiciones por la misma razón que el grupo de los Entrecanales: modificar el calendario de obras.

Rechazo de las medidas cautelares


El órgano licitador firmó un documento pero sin cumplir exactamente la reclamación del servicio jurídico público. En él, sólo indicaba que Agbar "podía ejecutar algunas actuaciones en un plazo superior a aquel establecido en el calendario incluido en el anexo 9 del pliego de cláusulas administrativas", indica en el texto al que ha tenido acceso Economía Digital.

La mesa no podía inventarse una valoración que no había aportado durante el proceso de licitación. Por ello, el informe final no tuvo la fuerza esperada y los argumentos del Govern ante el TSJC primero y el Supremo después han sido desestimados. La justicia ha ratificado al Oarcc y ha rechazado las medidas cautelares que pedía el Govern para mantener a Acciona al frente de ATLL.

Mas apoya a Vila


Llegado a este punto, Vila ha querido resolver el contrato con Acciona y Mas-Colell mantener la hoja de ruta.

Mas ha hecho un gesto a favor del responsable de Territori y le autorizó el sábado a formar una nueva mesa de contratación para "dar cumplimiento a la resolución" del alto tribunal. Aún no hay fecha para anular el contrato, pero la convocatoria ha caído como un jarro de agua fría en el departamento de Economía. Su responsable se ha visto con las espaldas al descubierto.

Responsabilidades políticas


Mas-Colell es consciente de que acumula buena parte de la responsabilidad política del fracaso de la licitación, indican fuentes de su entorno. Y no es una concesión cualquiera: está en juego añadir en el déficit de la Generalitat de 2012, 2013 y 2015 otro 0,5% del PIB catalán.

La oposición ya pide cabezas por el reconocimiento implícito de que la concesión se realizó mal. Convocar la nueva mesa de contratación es aceptar finalmente los errores que salieron a la luz en enero de 2013, afirman.

Garantías extraordinarias a Acciona


El responsable de finanzas es también el impulsor de un documento que ofrecía garantías extraordinarias a Acciona y a sus bancos en el caso de que se anulara el contrato. También lo firmaba Vila. Esta carta es la principal garantía que tiene el grupo de los Entrecanales para reclamar una indemnización incluso con lucro cesante en el caso de que se anule la concesión.

La jurisprudencia española le quita el derecho de solicitarla, pero el contrato de ATLL se debería valorar de forma excepcional por la existencia de este documento, indican fuentes jurídicas.

Cotización


De entrada, a Acciona le ha servido para que su cotización no se hundiera más allá de la volatilidad del Ibex. Los títulos del grupo de infraestructuras han caído el 2,97% hasta los 53,66 puntos. Los analistas sitúan el impacto de ATLL en la negociación en la apertura de la sesión, cuando el valor ha bajado el 0,49% y ha rebotado en pocos minutos.

"Los mercados no lo tienen muy en cuenta", indican los analistas de Selfbank. "Sin la cláusula que aporta mayores garantías existiría más impacto en la cotización, pero los inversores están tranquilos", añaden. "Valoran en su justa medida lo que supone ATLL en la cuenta de resultados de Acciona", completa desde XTB Rodrigo García.

"Esto es un suma y sigue", sentencian en Selfbank.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad