Mas logra una foto 'oportunity' para garantizarse la proximidad de patronales y sindicatos

stop

El Govern firma el 'Acuerdo para el diálogo social permanente' y pacta un compendio de supuestas medidas de aplicación inmediata para reactivar la economía

Cristina Farrés

Mas y Homs con los firmantes, Álvarez (UGT), Gallego (CCOO), González (Pimec), Gay de Montellà (Foment) y Cima (Fepime) | ED
Mas y Homs con los firmantes, Álvarez (UGT), Gallego (CCOO), González (Pimec), Gay de Montellà (Foment) y Cima (Fepime) | ED

31 de marzo de 2014 (18:31 CET)

El President de la Generalitat, Artur Mas, ha firmado este lunes el Acuerdo para el diálogo social permanente. El documento simboliza que la Generalitat ha retomado los espacios de concertación que eliminó en el primer mandato de CiU --a principios de 2011-- tras un año de debate entre las partes. Además, ha permitido al líder del Ejecutivo una foto al lado de los dirigentes de las patronales y los sindicatos catalanes. Una oportunidad de oro para mandar alto y claro el mensaje de que los principales agentes sociales trabajan codo con codo con el Govern. El mismo Ejecutivo que está bajo la lupa del Estado e instituciones internacionales por el proceso soberanista que lidera.

Mas ha incluido a uno de los máximos defensores de la independencia de Catalunya de su equipo de gobierno en la imagen, el conseller de Presidencia, Francesc Homs. No ha sido baladí, ya que el departamento que dirige será el encargado de coordinar las políticas que se emprendan a partir de la mesa de diálogo. Los implicados se reunirán cada tres meses para fiscalizar su avance y pedir explicaciones por los posibles retrasos que puedan existir en su implementación, tal y como han avisado en declaraciones a Economía Digital.

Plan de choque

El principal reto del acuerdo es que no se quede en papel mojado, avisan los firmantes. “Tenemos que determinar las prioridades y, como mínimo, cumplir lo que ya se ha pactado”, afirma la directora del área técnica de Foment del Treball, Alba Cabañas. El acuerdo incluye un plan de choque con casi 500 millones de euros de presupuesto entre varios ejercicios, relata la directiva patronal.

Implica, entre otras medidas, destinar más de 100 millones de euros adicionales a facilitar la financiación de pymes en 2014 a través del ICF o Avalis; o destinar otros 45 millones en tres años para fusionar los principales centros tecnológicos catalanes. La integración implica a Ascamm, B-Media, Cetemmsa, el Centre Tecnológic de Manresa (CTM), Barcelona Digital y Leitat, una operación en la que tiene especial interés el presidente de Fepime, Eusebi Cima.

Contrarestación

Otras partidas son más modestas, como los 2,5 millones que se destinarán a organizar misiones comerciales y actividades de internacionalización hasta diciembre. “No podemos olvidar la situación económica de la Generalitat”, señala comprensivo el presidente de Pimec, Josep González.

La patronal de las pymes catalanas es muy realista en relación con el impacto real que tendrá el documento que ha rubricado: “Es un acuerdo muy positivo y económicamente realista, pero la situación actual que vivimos es la del incremento de las cotizaciones sociales, las tasas e impuestos o el coste de la energía, entre otros. Todos ellos contrarrestan cualquier plan de reactivación económica”.

Pimec ya denunció hace semanas el entorno poco favorable en el que se encuentra el empresariado del país en el acto reivindicativo Diem prou! (¡Digamos basta!). Un reproche que González mantiene 15 días después de la protesta y hace extensivo a todas las administraciones del país, no sólo a la Generalitat.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad