Mas trata de evitar que CDC sea irrelevante en Europa

stop

PARLAMENTO EUROPEO

El candidato de CiU, Ramon Tremosa, y Artur Mas, en un acto de campaña./EFE/Robin Townsend

20 de junio de 2014 (21:02 CET)

La decisión no está tomada. A lo largo de la legislatura, de cinco años, los partidos políticos con representación en el Parlamento europeo pueden cambiar su adscripción en las distintas familias europeas. Convergència Democràtica está inscrita en la Alianza de Liberales y Demócratas por Europa (ALDE), pero la entrada de UpyD y Ciudadanos en el grupo ha creado un gran debate interno en CDC.

El eurodiputado de CDC, Ramon Tremosa se inclina ahora por seguir en el grupo, pero mantiene la puerta abierta para entrar en el de los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), formado por partidos euroescépticos, impulsado en su día por los tories británicos.

Este último grupo ha pasado a ser el tercero de la cámara europea, con la incorporación del partido N-VA, de los soberanistas flamencos. La alianza de euroescépticos tendrá 68 diputados, por los 67 de los liberales.

Las dudas de Tremosa

El hecho es que algunos cuadros y dirigentes de Convergència, que no acaban de encontrar un referente ideológico adecuado en Europa –prueba de la amalgama que todavía es hoy el partido que fundó Jordi Pujol-- se inclinan por ingresar en el grupo de los Verdes-Alianza Libre Europea (ALE), donde figura Esquerra Republicana, y cuyo vicepresidente es el eurodiputado republicano Josep Maria Terricabras. Y ello sería, a juicio de otros dirigentes del propio partido, “tanto como dejar a CDC en una posición marginal en Europa, en una posición irrelevante”, además de ir a rebufo –todavía más-- de Esquerra.

Tremosa no ha tomado ninguna decisión. Sigue dudando. En el Govern, consellers como Francesc Homs, no salen de su asombro, porque la situación es perversa: o seguir en el grupo liberal con UpyD y Ciudadanos, que han hecho del tema del derecho a decidir una de las cuestiones centrales en sus campañas, contrarias al proyecto de CDC, o entrar en un grupo con los conservadores británicos, y con numerosos grupos de muy distinto signo, pero alejados del europeísmo que ha defendido siempre CDC, como el partido antieuro alemán, Alternative für Deutschland.

Seguir con UPyD y Ciudadanos

Mas se inclina por seguir en el ALDE, aunque ahora sea la cuarta fuerza política en el Parlamento de Bruselas. Y el propio Homs también, a pesar de que CDC haya hecho todo lo posible para que UpyD y Ciudadanos no entraran en el grupo.

La situación supone un serio obstáculo para buscar aliados en Europa sobre el derecho a decidir. Por ahora, pese a todos los esfuerzos, CDC no encuentra interlocutores claros en la Unión Europea. Unió, por su parte, seguirá en el Partido Popular Europeo, junto al PP, el primer grupo de la cámara europea.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad