Matas confesará sus delitos para evitar la cárcel

stop

El ex presidente de Baleares pacta con Anticorrupcíón admitir su culpa en diversas adjudicaciones, pero no en la compra del palacete de Palma

Jaume Matas (d) llega a la tercera jornada del juicio por el caso Nóos, y primer día de su declaración / EFE

Madrid, 13 de septiembre de 2016 (09:04 CET)

Tras dos años de conversaciones, la Fiscalía Anticorrupción y el expresidente de  Baleares, Jaume Matas, han alcanzado un acuerdo para que, a cambio de confesar sus delitos, los procesos que están en marcha no acaben en penas de prisión.

A partir de aquí, según El Mundo, está por ver si uno de los asuntos más controvertidos, el del palacete de Palma de Mallorca y un presunto enriquecimiento ilícito, queda incluido en el pacto o se queda fuera.

En este caso, Matas adquirió un piso de más de 500 metros cuadrados en pleno casco antiguo de Palma, valorado por Hacienda en 2,5 millones de euros, y lo equipó pagando a los proveedores con billetes de 500.

Los fiscales anticorrupción de Baleares le acusaron de cohecho y blanqueo de capitales e impulsaron la investigación en contra del criterio del entonces fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, que ordenó pararla en medio de una gran polémica porque no advertía indicios de delito.

Dinero negro procedente de la zapatería familiar

Tras ocho años de pesquisas, que han abarcado también la supuesta compra de un piso de lujo en Madrid a través de un testaferro y de un apartamento de veraneo en Mallorca, el ex dirigente del PP no está dispuesto a admitir que los fondos procedan del cobro de comisiones ilegales, como han apuntado hasta ahora los investigadores.

Y sigue manteniendo que el dinero negro que manejó en abundancia procede de rentas no declaradas de una zapatería familiar.

Aunque Anticorrupción no se cree la versión de Matas, considera técnicamente muy complicado acusarle por este hecho al no haber podido acreditar qué empresarios y a cambio de qué contratos públicos le dieron el dinero al ex alto cargo popular.

No obstante, Matas sí se ha comprometido a admitir que adoptó decisiones administrativas injustas en procedimientos como el de la adjudicación del velódromo Palma Arena o la adjudicación del gran hospital público de Baleares.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad