Montoro, tres años después, pone en marcha los hispabonos para las autonomías

stop

FINANZAS PÚBLICAS

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

Barcelona, 18 de diciembre de 2014 (22:38 CET)

Verano de 2011. El PSOE sobrevive agónico. Gobierna, pero está a punto de perder el poder. José Luis Rodríguez Zapatero convoca elecciones para noviembre. La prima de riesgo, la diferencia entre el bono español a diez años y el alemán, a finales de julio, está en 359 puntos.

Las comunidades autónomas están desesperadas. Los mercados están cerrados. No se pueden financiar. Y el conseller de Economia de la Generalitat catalana, Andreu Mas-Colell, pide que se puedan constituir hispabonos, que el Tesoro emita deuda, que garantice, bajo el Reino de España, la deuda autonómica.

Más de tres años después, el Gobierno, ahora del PP, retoma la idea, después de dejarla de lado desde que accedió al poder, a finales de 2011.

No habrá quitas, pero se mutualiza la deuda


El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha desojado la margarita, después de una complicada negociación con el ministro de Economía, Luis de Guindos. No habrá quitas para la deuda autonómica. La salida es que el Tesoro se hará cargo de las renegociaciones y de la nueva deuda, sin cobrar intereses a las autonomías. Al cero por ciento, aunque eso pueda repercutir en algo más de déficit para la administración central.

La Generalitat de Cataluña ha calculado que, inicialmente, se podría ahorrar unos 350 millones de euros en 2015. La partida de los intereses de la deuda en el presupuesto del próximo año es la cuarta, detrás de Sanidad, Educación y servicios sociales.

El precedente de la Unión Europea, que sigue sin aplicarse


Montoro recupera, por tanto, la idea de los hispabonos, que Mas-Colell reclamara en el verano de 2011. El conseller trazaba un paralelismo. Europa debía adoptar, a su juicio, una mutualización de la deuda. Y consideraba, en aquel momento, que la zona euro podía caminar hacia ese objetivo, con la ampliación de competencias del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF) que se había decidido en la cumbre europea del 21 de julio. Para Mas-Colell era un mecanismo de responsabilización colectiva que podía funcionar como un eurobono, aunque Alemania siempre lo ha desestimado.

La misma idea podía funcionar, a su juicio, para España, que debía cubrir las finanzas de las autonomías.

Ahora sí, no con una prima de riesgo disparada


El titular de Hacienda ha llegado a la misma conclusión, teniendo en cuenta que ahora España se financia en el exterior con gran facilidad. "En un momento en que los mercados financieros creen en España, en que el Tesoro está financiándose en las mejores condiciones de la Historia, a tipos más bajos que nunca, es la obligación del Gobierno trasladar esa capacidad al resto de administraciones para que los costes financieros no pesen en exceso en sus presupuestos, que se tienen que dedicar a financiar los servicios públicos de los españoles y que están caracterizados, por supuesto, por la austeridad", ha asegurado este jueves en el Congreso.

El ministro rechaza que la medida de emitir deuda por parte del Estado a un tipo del 0% llegue ahora, a las puertas de 2015, por ser un año electoral con elecciones municipales y autonómicas, en mayo, y generales en noviembre. Su argumento es que "España puede hacerlo, por las mejores condiciones financieras", al margen de si hay elecciones o no.

Algo más de déficit para el Estado, pero se mantiene el 4,2% de objetivo


La intención del Ejecutivo es que el nuevo mecanismo, con un tipo de interés cero, se pueda utilizar en las refinanciaciones que los ayuntamientos y las comunidades –las que se acogieron al FLA y las que no lo hicieron-- realicen a partir de enero de 2015. La idea es que el Tesoro se encargue de la refinanciación de la deuda antigua y de las nuevas emisiones. Montoro aseguró este jueves que no cree que la medida haga peligrar el objetivo de déficit público de 2015, fijado en el 4,2%.

Para Cataluña la medida deja un sabor de boca muy agridulce. El Govern admite que las condiciones han ido mejorando, y que esa iniciativa de Montoro "es muy positiva", pero llega después de que el Gobierno central haya traslado la imagen de que ha metido en cintura a los gobiernos autonómicos.

Montoro no ha querido negociar un nuevo modelo de financiación autonómica, y ha ido fiscalizando cada partida de gasto de las comunidades, controladas y tuteladas por el Fondo de Liquidez Autonómica.

Un proyecto político severo con las comunidades


El Gobierno central ha jugado sus cartas. Ha presionado a las comunidades todo lo que ha podido, dejando entrever –y en algunos casos ha sido evidente-- que los gobiernos autonómicos han despilfarrado el dinero público, al margen del color político que tuvieran, ya fuera Cataluña, la Comunitat Valenciana o Andalucía.

El argumento también que ofrece es que el Tesoro ha actuado a favor de las autonomías cuando ha podido.

Las oscilaciones de la prima de riesgo desde julio de 2011


Y es que cuando Mas-Colell apostaba por los hispabonos, la prima de riesgo estaba en los 359 puntos, en julio de 2011. A lo largo del 2012, ya con el Gobierno del PP, la prima fue oscilando, pero siempre fue hacia arriba y se encaramó hasta los 574 puntos en julio, al borde del rescate.

A partir de ese momento, y gracias a la política del Banco Central Europeo (BCE), las condiciones fueron mejorando, hasta los actuales 112 puntos. España respira ahora más tranquila.

Madrid, discrepa, a lo que sea


El Gobierno explicará la medida en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) que convocará para la próxima semana, y la aprobará en el consejo de ministros del 26 de diciembre.

Antes deberá resolver algunos problemas internos. Y es que comunidades como la de Madrid, gobernadas por el PP, ya han protestado. El consejero de Presidencia y Justicia de Madrid, el popular Salvador Victoria, aseguró que no se aceptará "un perdón" de intereses a las comunidades que están sujetas al FLA.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad