Munté ve un ''gran error'' la exhibición del 'tripartito de izquierdas' en Sant Boi

stop

La consejera y dirigente del PDC se ciñe a la hoja de ruta del Govern acordada con la CUP y se compromete a que habrá "una pantalla democrática" para lograr la soberanía de Cataluña

Economía Digital

El líder de Podemos en Cataluña, Dante Fachín, habla delante de Junqueras y Gabriel durante el acto en Sant Boi, con motivo de la Diada. EFE/Quique García
El líder de Podemos en Cataluña, Dante Fachín, habla delante de Junqueras y Gabriel durante el acto en Sant Boi, con motivo de la Diada. EFE/Quique García

Barcelona, 10 de septiembre de 2016 (12:35 CET)

Los miembros de Convergència en el Govern, ahora Partit Democràta Català –aunque Interior ha impugnado el nombre—viven con verdadera inquietud lo que se ha ido generando en los últimos meses en la izquierda catalana. Neus Munté, consejera de Presidencia, y vicepresidenta del PDC, ha lamentado este sábado la exhibición del nuevo tripartito en ciernes que realizó este viernes en Sant Boi de Llobregat (Barcelona), y lo ha calificado de "gran error".

Esquerra Republicana, la CUP y Podemos –que forma parte del movimiento que prepara la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau-- celebraron de forma conjunta el 40 aniversario de la primera Diada tras la dictadura, en 1976, con la presencia de Oriol Junqueras, Anna Gabriel y Dante Fachín, respectivamente. 

Con la participación también de los líderes sindicales, Juan Carlos Gallego, de CCOO, y Camil Ros, de UGT, las direcciones de los tres partidos apostaron por las políticas sociales y nacionales de Cataluña, en un acto que no fue casual.

Los 'movimientos de Colau'

El movimiento de los 'comunes', que lidera Colau, ha provocado un vuelco en el independentismo, a pocas horas de la Diada, y de las cinco concentraciones que ha organizado la Asamblea Nacional Catalana (ANC) para este domingo.
 
Munté, en una entrevista en el programa Converses, de la Cadena Cope, ha considerado "una decisión equivocada, sin respeto a la historia", el encuentro de Sant Boi. Para ello, Munté se acoge a las manifestaciones del hijo de Jordi Carbonell, que fue presidente de ERC, según las cuáles su padre hubiera invitado al PDC, la ex Convergència. Y es que las tres fuerzas de izquierda utilizaron para el acto la imagen de Carbonell, y la frase que pronunció en 1976, "Que la prudencia no nos haga traidores". Entonces el acto fue transversal, con el apoyo de socialistas, del PSUC y también miembros de Unió Democràtica. 

Referéndum pactado

Pero ese peligro para el PDC hace meses que se cuece lentamente. La propia Ada Colau participará en la manifestación de la Diada en Barcelona, cuando no lo había hecho el pasado año. Colau justificó su decisión, entonces, en la cercanía de las elecciones autonómicas, el 27 de diciembre de 2015, y en que la Diada sería aprovechada de forma partidista.

Lo que ha sucedido, sin embargo, es que Colau ha visto que puede encontrar un punto en común con ERC y la CUP, y es la defensa de un referéndum para que Cataluña decida su futuro. La diferencia de Colau es que los 'comunes' apuestan por una consulta pactada con el Estado. Pero, mientras eso no llega, la izquierda que representa la alcaldesa puede unir fuerzas con Esquerra y la CUP a corto plazo para gobernar la Generalitat.

Presupuestos y la CUP

Munté considera que el Govern debe ceñirse a lo acordado, y que el paso siguiente será la cuestión de confianza del presidente Carles Puigdemont, el 28 de septiembre, y la aprobación de los presupuestos para 2017 junto a la CUP. Y con una hoja de ruta clara, aunque se pueda modificar más adelante. "Seguimos adelante, frente a un Estado que no ofrece ninguna propuesta, y lo que se propondrá es, seguro, una pantalla democrática para decidir el futuro de Cataluña".

¿Qué es esa pantalla? Por ahora ni Junts pel Sí, el grupo parlamentario formado por la ex Convergència y ERC, ni la CUP han definido con exactitud lo que implica. La idea es convocar una consulta, entre junio y julio de 2017, --tras los 18 meses que se acordaron en la investidura de Puigdemont-- que podría ser o bien un referéndum "vinculante", según Munté, o unas elecciones que tendrían carácter de constituyentes.

En esas elecciones, sin embargo, se podría constituir, precisamente, ese nuevo tripartito que dejaría tirados a los ex convergentes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad