El exdirigente de CDC Oriol Pujol. EFE/Marta Pérez

Oriol Pujol sale de prisión tras recibir el tercer grado

stop

Oriol Pujol ingresará en un centro de régimen abierto, donde deberá ir a dormir entre semana pero podrá pasar los fines de semana en su casa

Madrid, 29 de marzo de 2019 (09:59 CET)

Oriol Pujol ha salido este viernes a las ocho y cuarto de la prisión de Brians 2 en régimen de tercer grado, dos meses después de ser encarcelado. Así, el lunes ingresará en un centro de régimen abierto, donde deberá ir a dormir cada día excepto los fines de semana, que los podrá pasar en su casa. En el centro deberá estar ocho horas al día entre semana.

El ex secretario general de Convergència y ex diputado de CiU en el Parlament ingresó voluntariamente en Brians 2 el 17 de enero para cumplir la condena de dos años y medio de cárcel por tráfico de influencias, cohecho y falsedad en documento mercantil en el caso de las ITV.

La Secretaría de Medidas Penales, Reinserción y Atención a la víctima decidió la semana pasada ratificar el tercer grado que la Junta de Tratamiento de Brians 2 propuso unánimemente para él. Los internos con arraigo en Barcelona que acceden al tercer grado tienen como destino el módulo de régimen abierto de Brians 1 o los centros abiertos de Trinidad o Wad Ras. 

El tercer grado supone la salida del interno durante el día para trabajar o realizar actividades formativas o de tratamiento encaminadas a su reinserción. Pujol tendrá que volver a la cárcel a dormir y para que el personal de tratamiento mantenga la supervisión sobre su caso, con entrevistas de seguimiento y los controles correspondientes.

Los fines de semana, en casa

Así, debe estar en el centro un mínimo de ocho horas pero el fin de semana puede estar en su casa y volver a la cárcel el domingo por la noche. Las medidas de seguridad en estos centros abiertos son más atenuadas y hay un mayor contacto con el medio comunitario para la reincorporación a la vida en libertad.

En Cataluña, uno de cada tres condenados comienza el cumplimiento de la pena con un tercer grado (799 de 2.635 en 2018). En total, de las 8.484 personas que cumplen pena de prisión, 1.650 lo hacen en este régimen, lo que supone el 26% de los internos clasificados.

Entre los criterios técnicos que se valoran para aprobar una propuesta de clasificación inicial en tercer grado están la pena impuesta, el riesgo de reincidencia o de quebrantamiento de condena, las características personales y sociales del preso, si se trata del primer ingreso, el apoyo familiar, si tiene trabajo fuera, la conducta dentro del centro y la participación en su programa individual de tratamiento,.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad