Oxford y Astrazeneca suspenden los ensayos de la vacuna

Oxford y Astrazeneca suspenden los ensayos de la vacuna

stop

La investigación se paraliza por la reacción adversa e "inexplicable" de uno de los participantes. España esperaba tres millones de dosis para diciembre

09 de septiembre de 2020 (08:16 CET)

La Universidad de Oxford y Astrazeneca han suspendido el ensayo clínico de su vacuna contra el coronavirus, uno de los más avanzados, por una reacción adversa grave en uno de los participantes del estudio. El laboratorio inglés ha explicado a través de un comunicado que esta decisión la han tomado después de que “una persona desarrollara una enfermedad inexplicable”. No obstante, la portavoz de la compañía, Michelle Meixel, ha asegurado que se trata de una acción "rutinaria" en este tipo de investigaciones.

Esta pausa en la investigación pretende dar tiempo a los investigadores para examinar los datos de seguridad y mantener la integridad de los ensayos. Y es que este contratiempo no implica necesariamente que la responsable sea la dosis recibida, sino que puede deberse a otros factores.

“Es demasiado pronto para determinar el diagnóstico específico del participante enfermo”, ha señalado Meixel. Aun así, es probable que este acontecimiento retrase la inmunización contra el virus en todo el mundo.

“Es demasiado pronto para determinar el diagnóstico específico del participante enfermo”

Justo hace dos días, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, avanzaba este que España podría recibir en diciembre tres millones de dosis de la vacuna de la Universidad de Oxford y Astrazeneca, siempre que ésta hubiera superado para entonces todas las pruebas clínicas. La Unión Europea se comprometió a comprar 30 millones de dosis de esta vacuna, de las que un 10 % inicial iría para España.

Esta noticia llega el mismo día en el que las principales farmacéuticas han publicado un comunicado en el que se rebelan contra las presiones de Donald Trump comprometiéndose a no distribuir ninguno de sus remedios anti Covid-19 antes de haber finalizado todos los ensayos clínicos. Entre las compañías firmantes se encuentra la propia Astrazeneca, Moderna, Pfizer, Biontech Novavax, Sanofi, GlaxoSmithKline, Johnson & Johnson y Merck.

Preocupación de Trump

Este inconveniente caerá sobre Trump como un jarro de agua fría. El presidente estadounidense estaba convencido de que antes de las elecciones del 3 de noviembre la vacuna ya habría sido distribuida entre la población de su país a pesar de las advertencias de algunos científicos

El jefe de la iniciativa Warp Speed, el programa de la Administración Trump para apoyar el rápido desarrollo de las vacunas anti Covid-19, ha explicado este miércoles que los expertos que supervisan los ensayos en el Reino Unido pausaron el ensayo en etapa tardía en coordinación con sus homólogos estadounidenses.

“Las Juntas de Monitoreo de Seguridad de Datos en Estados Unidos y el Reino Unido están realizando una revisión en profundidad”, ha indicado a través de un comunicado. Este organismo está formado por un grupo de expertos externos que vigila el daño potencial de los medicamentos y vacunas experimentales durante los ensayos clínicos.

Los científicos restan importancia

Algunos científicos han querido restar importancia a este hecho. Eric Topol, cardiólogo y experto en ensayos clínicos del Instituto Scripps de Investigación Traslacional en San Diego, explica en declaraciones recogidas por Bloomberg que estas pausas en grandes estudios son frecuentes. “Hay una alta probabilidad de que el evento adverso no esté relacionado con la vacuna”, afirma.

Por su parte, Paul Offit, pediatra y experto en vacunas del Hospital de Niños de Filadelfia, ha señalado que la inyección de Astrazeneca implica dar grandes dosis de un adenovirus de mono diseñado para que no pueda replicarse. “Por lo tanto, es importante que los investigadores investiguen si el evento adverso no fue desencadenado de alguna manera por una reacción a esa gran dosis viral”, indica a Bloomberg.

"Cuando tienes ese tipo de carga viral es normal tener efectos secundarios", ha aseverado Offit. “La pregunta es si el evento adverso podría de alguna manera estar relacionado con la gran cantidad de partículas virales que se administran o si es solo una coincidencia. Si después de investigar, la junta de monitoreo se siente cómoda, hay razones no relacionadas con la vacuna para explicar el evento adverso, el ensayo podrá continuar”, concluye.

 

 


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Hemeroteca

Coronavirus
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad