El presidente del PP, Pablo Casado. EFE

Pablo Casado y Xavier García Albiol pactan hasta las municipales

stop

El presidente del PP valoró cambios en la dirección del partido en Cataluña, pero ahora se inclina por esquivar tanto el congreso como las primarias

Barcelona, 25 de septiembre de 2018 (04:55 CET)

Hace tiempo que voces del PP dan por amortizado a Xavier García Albiol como máximo dirigente del partido en Cataluña. Argumentan que, ciertamente, le ha tocado liderar al PP catalán en una etapa muy complicada pero consideran que es el momento de dar paso a nuevas figuras para que el proyecto no se siga empequeñeciendo.

Esas mismas voces vieron una ocasión de oro en el ascenso de Pablo Casado a la presidencia del PP para acelerar un relevo en Cataluña. Pero no va a haber tal cambio. "Ni congreso ni primarias", resumen fuentes de Génova para descartar que pueda producirse algún movimiento de aquí a las municipales.

Quienes piensan, por tanto, que el ascenso de Casado debía reflejarse en Cataluña con un nuevo equipo de dirección tendrán que esperar. El joven líder del PP intenta no asomarse más de la cuenta al partido en Cataluña, donde siempre, desde tiempos inmemoriales, hay facturas pendientes.

Casado decidió llevar la primera reunión del nuevo comité ejecutivo a Barcelona y ya hubo protestas por no considerar a quienes han llevado las riendas en los últimos tiempos. Mensajes como éste corrieron por los múltiples chats de familias del PP: "Venir todo el comité ejecutivo nacional a Barcelona y no preveer ningún tipo de encuentro con el comité ejecutivo ni el de dirección del PP de Catalunya, es desaprovechar una oportunidad de oro para escucharnos, y reconocer la labor que venimos haciendo los que llevamos años aqui luchando contra los separatistas y defendiendo la unidad de España".

Casado, a lo Rajoy

El presidente del PP ha acabado tomando una decisión marianista en Cataluña: no tocar nada. ¿Por qué? Porque García Albiol no ha dejado de ser en este tiempo la mejor baza del PP de cara a las próximas municipales y no se ha querido perjudicar su carrera electoral en Badalona despojándole de la dirección del partido en Cataluña.

Albiol, que ya fue alcalde de Badalona entre 2011 y 2015, lo tiene claro. Quiere recuperar su feudo y no quiere ceder la dirección del PP catalán en estos momentos porque le proporciona una proyección valiosa. Acabadas las elecciones municipales, no pondrá impedimento.

A partir de ahí será el momento de tomar cartas en el asunto. No antes. La dirección nacional del PP cree que ya hay suficientes problemas, ninguno tan grande como el las municipales en la ciudad de Barcelona, como para buscar nuevos líos. Rajoy sólo puede que aplaudir desde Santa Pola.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad