El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, la pasada semana. /EFE

Pedro Sánchez deja a Podemos fuera del consejo de ministros

stop

La vicepresidenta Carmen Calvo revela que ofrecieron cargos gubernamentales de relieve a Unidas Podemos, pero nunca ministerios

Economía Digital

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, la pasada semana. /EFE

Barcelona, 19 de junio de 2019 (20:43 CET)

Pedro Sánchez no quiere tener ministros de Unidas Podemos. En las conversaciones que mantuvo con Pablo Iglesias, el presidente en funciones le ofreció cargos gubernamentales, pero no ministerios, según confirmó este miércoles la vicepresidenta, Carmen Calvo.

La dirección de Podemos exteriorizó su malestar con Calvo. Lo que más les enfureció no fue la negativa a dejarles entrar en el consejo de ministros, sino que la vicepresidenta lo anunciara públicamente. Pablo Echenique afeó a la vicepresidenta que negocie “a través de los medios de comunicación”. Le exigió discreción.

Dos días después de la reunión de la Moncloa entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, la negociación para un "gobierno de cooperación" encalló en las carteras ministeriales. El gobierno dejó claro que no incorporará a ministros morados.

Ha sido Calvo la que cerró el paso a los dirigentes de Unidas Podemos. La vicepresidenta precisó que Sánchez ofreció a Iglesias "algunos puestos de responsabilidad importante", pero a renglón seguido remarcó que "desde luego no son en el consejo de ministros".

Así, la vicepresidenta considera que en ahora la pelota está en el tejado de Unidas Podemos. Esperan que la formación de Iglesias les comunique "si le convienen o no a sus objetivos que sigamos trabajando en políticas socialistas progresistas".

Buscan apoyos

Las conversaciones para la investidura van más allá de la formación de Iglesias. Juntos no suman para la mayoría absoluta.

Dan por imposible el apoyo de los dos diputados de la Unión del Pueblo Navarro después de que, este miércoles, los socialistas entregaran la presidencia del parlamento navarro a Unai Hualde, de Geroa Bai, la coalición nacionalista que lidera el PNV.

Aunque Calvo desvinculó la política navarra de la investidura de Sánchez, el presidente de la UPN, Javier Esparza, avisó que esta decisión tendrá consecuencias en el Congreso.

Antes de la declaración de Calvo, la portavoz de Podemos en el Congreso, Irene Montero, apostó por un acuerdo de gobierno "completo" con el PSOE que implica "negociarlo todo". Defendió la entrada de su formación en el gobierno de Sánchez.

Por su parte, la ministra portavoz en funciones, Isabel Celaá, reiteró que el Gobierno quiere una investidura "cuanto antes", en julio.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad