Puigdemont y la CUP tardan 15 minutos en desmantelar el Parlament.  La presidenta del Parlament de Cataluña, Carme Forcadell (c), acompañada de los diputados de Junts pel Sí Jordi Turull (2d), y Roger Torrent (d) y de la CUP, Mireia Boya (i), el secretari

Puigdemont y la CUP tardan 15 minutos en desmantelar el Parlament

stop

Junts pel sí y la CUP tardan 15 minutos en tramitar la ponencia para reformar el reglamento del Parlament que habilitaría la desconexión exprés

Economía Digital

Puigdemont y la CUP tardan 15 minutos en desmantelar el Parlament. La presidenta del Parlament de Cataluña, Carme Forcadell (c), acompañada de los diputados de Junts pel Sí Jordi Turull (2d), y Roger Torrent (d) y de la CUP, Mireia Boya (i), el secretari

24 de marzo de 2017 (13:00 CET)

Un cuarto de hora para apretar las tuercas del desafío al Estado. Esto es lo que han tardado Junts pel sí y la CUP en tramitar la ponencia conjunta para la reforma del reglamento del parlamento catalán, que permitiría la desconexión exprés. En el encuentro han participado la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, la diputada de la CUP, Mireia Boya, el presidente del grupo parlamentario de Junts pel sí, Jordi Turull, y el portavoz adjunto, Roger Torrent.

De la reunión ha salido un informe que posteriormente se convertirá en proposición de ley, firmada por ambos partidos, según ha explicado Turull. Los cambios plantean que una proposición de ley pueda ser tramitada en lectura única, permitiendo así una tramitación por la vía rápida de las leyes de desconexión que apoya el bloque independentista. Esto es, sin votaciones en el hemiciclo. 

“Hemos hecho la primera y última reunión de la ponencia conjunta para que, tal y como establece el reglamento, modificar este mismo texto, y lo que haremos ahora es registrar el informe y trasladarlo a la reunión de la mesa del próximo martes", ha señalado Turull.

Cataluña: el bloque separatista activa los mecanismos para aprobar leyes sin que se voten en el Parlament

La reforma también dificulta el trabajo de la oposición. Implica abreviar los plazos de presentación de posibles enmiendas a la totalidad de las proposiciones de ley, que pasarían de los 30 días actuales a cinco. "Entendemos que hay tiempo suficiente”, señalan desde Junts pel sí. "La propuesta será tramitada entonces con toda normalidad, como cualquier proposición de ley. Todos los grupos podrán presentar sus enmiendas, que pueden ser al texto base, pero también a todo el contenido del reglamento”, ha señalado Turull.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad