Puigdemont condena a Torra a gobernar con 61 diputados. EFE

Puigdemont condena Torra a lo imposible: gobernar con 61 diputados

stop

Los diputados suspendidos de Junts per Catalunya aceptan la decisión de la Mesa, pero se niegan a ser sustituidos

Barcelona, 09 de octubre de 2018 (15:03 CET)

Carles Puigdemont no ha digerido la negativa de la Mesa para delegar su voto y lo ha pagado con su propio grupo, dinamitando la mayoría que el bloque independentista tiene en el Parlament. El expresidente huido, después de conocer la decisión en base a la opinión de los servicios jurídicos de la Cámara catalana, acepta la resolución, pero se niega a ceder su escaño, lo que deja a Junts per Catalunya y ERC en minoría, con 61 diputados. 

Concretamente, tanto Puigdemont, como Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull, seguirán manteniendo su escaño pero sin poder hacer uso de sus funciones como diputados. Esto cambia por completo la aritmética parlamentaria: el bloque que componen Junts per Catalunya y ERC quedará en 61 diputados, lejos de la mayoría que marca la Cámara catalana (68 escaños). 

“Nuestra voluntad ha sido y sigue siendo la de preservar la soberanía plena del Parlament y mantener la mayoría de Gobierno actual. En coherencia con esta voluntad manifestamos y pedimos respeto por la decisión que los demás diputados encausados ​​por el Supremo hayan podido tomar”, explica el expresidente huido en una carta en la que también firman Sànchez, Turull i Rull.

No obstante, momentos después añaden que "del mismo modo, pedimos que nuestra decisión sea también respetada. Estamos convencidos de que la mayoría de 61 escaños permitirá mantener el actual Gobierno y seguir impulsando el proyecto republicano”.

La decisión de los diputados de Junts per Catalunya es distinta a la que en su día tomaron desde ERC con Oriol Junqueras y Raül Romeva, quienes se encontraban en circunstancias similares. 

A este respecto, Junqueras se ha pronunciado a través de las redes sociales. "La aprobación de la ley acorde con el día 2 de octubre no se suspende ni se sustituye y permite garantizar nuestros derechos como diputados. Por encima de todo, debemos preservar la mayoría independentista, no nos podemos permitir poner en riesgo la gesta del 21D", escribió en su cuenta de Twitter

Lo cierto es que el bloque independentista está roto porque la decisión de la Mesa del Parlament de Cataluña de negar la delegación de voto ha salido adelante con los votos de ERC, que se han sumado a los del PSC.

Los republicanos habían lanzado un duro aviso a Junts per Catalunya antes de la reunión de la Mesa, exigiendo a sus socios una rectificación para facilitar la sustitución de los diputados suspendidos, tal y como exige el Tribunal Supremo. 

Así queda el Parlament

El movimiento de Puigdemont y el resto de diputados que se niegan a ser sustituidos provoca que, además, el bloque compuesto por Ciudadanos, Partido Popular, PSC y En Comú Podem, con 65 diputados, tenga más fuerza que el de JpC y ERC.

Ambos partidos independentistas necesitan más que nunca a la CUP, que con sus cuatro escaños puede igualar al bloque constitucionalista. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad