El presidente de la Generalitat, Quim Torra (2i), ha presidido este martes la reunión semanal del gobierno catalán

Puigdemont da instrucciones a Quim Torra con las elecciones

stop

El líder huido pide al presidente de la Generalitat que mantenga en pie a su gobierno mientras se aclara el panorama electoral en España

Marcos Pardeiro

Economía Digital

El presidente de la Generalitat, Quim Torra (2i), ha presidido este martes la reunión semanal del gobierno catalán

Barcelona, 05 de marzo de 2019 (21:03 CET)

Un presidente sólo tiene dos motivos para propiciar un adelanto electoral: o bien no tiene más remedio o bien tiene algo que ganar. Ninguna de las dos circunstancias es el caso de Quim Torra. Ni tiene que soportar una presión insufrible para mantener a flote a su gobierno ni tiene mayoría alguna con la que soñar en estos momentos.

Los partidos de la oposición tenían la opción de poner contra las cuerdas a Torra después de explicar su anteproyecto de presupuestos en el Parlament y de saberse que no tenía apoyo alguno. Pero, finalmente, no lo han hecho. Todos han llegado a la conclusión de que no les perjudica (en términos electorales) que el gobierno de Junts per Catalunya y ERC alargue su debilidad. Piensan que pueden recoger los frutos de su inacción más adelante y, por tanto, nadie tiene pensado por el momento forzar la máquina.

Después de formalizarse el rechazo de Catalunya en Comú a los presupuestos de la Generalitat, tan sólo el PSC ha emplazado a Torra a someterse a una cuestión de confianza o a convocar elecciones. Pero la maniobra protagonizada por el líder del PSC, Miquel Iceta, ha ido, en realidad, más dirigida a realzar la opción electoral que tomó Pedro Sánchez tras fracasar su proyecto de presupuestos que no a presionar a Torra.

El mundo soberanista ha llegado, por su parte, al convencimiento de que es el momento de dejar pasar el tiempo. De esperar una ocasión mejor para acudir a las urnas porque, hoy por hoy, no hay nada que ofrecer a sus electores que no sea una sesión doble de denuncias por la "represión" del Estado.

La situación en el Supremo

Así que Torra, con el consejo de Puigdemont, mantendrá en pie su gobierno y ERC colaborará porque, ahora mismo, tampoco quiere precipitar su caída. Todas las partes intentan centrarse ahora en la larga precampaña que incluye dos elecciones: las generales de abril y las municipales de mayo. Ambas citas determinarán nuevas correlaciones de fuerzas: la primera de ellas, los pesos que adquieren Junts per Catalunya y ERC en el Congreso y en el Ayuntamiento de Barcelona.

Hay otro elemento que nadie ignora y es todo lo que ocurre en el Tribunal Supremo. El juicio ofrece novedades. El relato de la rebelión, mal argumentado por la Fiscalía, volvió a cobrar vida este martes con las intervenciones del coronel Diego Pérez de los Cobos y Enric Millo.

La sentencia del Supremo es la madre de todas las estrategias. Y los rectores del soberanismo necesitan conocerla antes de trazar sus próximos pasos. Ahora, toca esperar. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad