stop

Puigdemont mantiene las subvenciones a El Punt-Avui, que se codea con los grandes rotativos por lo que se refiere a ayudas públicas

Barcelona, 08 de septiembre de 2017 (12:50 CET)

La imprenta de Constantí (Tarragona) que vigila la Guardia Civil está controlada por la familia Bosch, que hasta 2012 fueron los editores del diario El Punt-Avui, un medio muy próximo al presidente Carles Puigdemont. Los agentes aseguran tener indicios que en esta planta se ha confeccionado parte del material impreso que la Generalitat pretende utilizar en el referéndum del 1 de octubre. La Generalitat ha regado El Punt-Avui con generosas subvenciones y contratos publicitarios tanto antes como después de la salida de la familia Bosch.

Durante 2011, el gobierno de la Generalitat, presidido entonces por Artur Mas, concedió 183.640 euros en subvenciones a las ediciones impresa y digital de El Punt-Avui. Además, en diciembre de aquel mismo recibieron otros 240.000 euros en concepto de inserciones de monográficos publicitarios sobre pymes, según reveló Economía Digital. Por aquel entonces, en el grupo editor estaban los hermanos Joan Bosch –su presidente, fallecido el pasado año- y Jordi Bosch. Este último aparece en el consejo de administración de Indugraf Offset, la empresa que explota la imprenta de Constantí.

Superan a El Peródico (sólo en subvenciones)

Curiosamente, durante los gobiernos de Artur Mas se concedieron subvenciones más elevadas a El Punt-Avui que otros rotativos, como El Periódico, que cuentan con un mayor número de lectores. Por ejemplo, en 2015, El Punt-Avui fue el segundo rotativo más subvencionado, con 553.000 euros, sólo superado por La Vanguardia. Aquel año, El Periódico se llevó 540.000 euros. En 2012, El Punt-Avui fue el más subvencionado de todos con 772.000 euros. Entonces al frente del grupo editor ya no estaba la familia Bosch sino el empresario gerundense Joan Vidal.

Con Puigdemont han continuado las ayudas al diario en el cual el actual presidente de la Generalitat trabajó como corrector y periodista antes de dedicarse a la política. La Generalitat le concedió el año pasado cerca de 645.000 euros: 445.000 euros por la edición en papel, 80.000 por el digital y 120.000 por su diario deportivo. Se quedaron por debajo de La Vanguardia pero por encima de El Periódico, con 519.000 euros.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad