stop

La Generalitat regó a varios medios privados en catalán con 7,3 millones en 2016, y para este año esperan un incremento acorde con la mejora de los presupuestos

Barcelona, 02 de abril de 2017 (05:00 CET)

La Generalitat ha conseguido por fin tirar para adelante los presupuestos de 2017, que presentan un incremento del gasto del 3,3%. Muchas partidas se incrementan en este porcentaje o superior. Es el caso de las subvenciones a las empresas culturales, que se disparan un 17%. Los medios de comunicación subvencionados ya se friegan las manos.

El Govern de Carles Puigdemont regó a los medios de comunicación de cualquier soporte escritos en catalán con 7,32 millones de euros en 2016. Esta cifra supuso casi una cuarta parte de los 32,88 millones de dinero público que repartió el Institut Català de les Empreses Culturals, que además de medios, subvenciona a la música, el cine, la danza, el teatro, el circo, etc.

Todavía no se han publicado las bases de convocatoria de las ayudas públicas a la prensa, radio y televisión para 2017, pero el sector espera un incremento acorde con la mejora de la economía catalana, de los presupuestos de Oriol Junqueras y, sobre todo, del incremento de la dotación del citado Institut Català de les Empreses Culturals para subvenciones.

Esta institución pública tendrá en 2017 38,45 millones para regar a empresas e iniciativas culturales, un 17% más que en 2016. Es un aumento que si se extrapola a las subvenciones a la prensa, situaría la cifra alrededor de los 8,5 millones de euros. Es decir, un millón más que en 2016. La cifra final es todavía una incógnita, pero aunque no se prevé que se incremente tanto, sí que se espera una mejora.

Los medios, atentos: Cataluña incrementa un 17% las subvenciones a las empresas culturales

Los medios de comunicación privados recibieron 7,32 millones de euros de dinero público en 2016 por fomentar la lengua catalana. La prensa de papel se llevó buena parte de este dinero (3,9 millones), mientras que la prensa digital, que tiene mayor difusión, no llegó ni a la mitad de esta cantidad: 1,5 millones. Radio y televisión se llevaron aproximadamente la misma cifra (570.000 euros) y el Govern destinó 813.000 euros a otro tipo de iniciativas mediáticas.

Los grandes grupos de comunicación y medios se llevaron la mayor parte de esta cantidad, puesto que uno de los criterios es la difusión. Por ejemplo, el grupo Godó cuenta con una edición de La Vanguardia, el diario líder en Cataluña, en catalán, así como con varias emisoras de radio –una, Rac1, también líder– y una televisión.

Sin embargo, otros grupos con bastante menor difusión se llevaron cantidades nada desdeñables. Grupo Zeta, que se encuentra en una situación económica delicada y que prepara recortes, se llevó 519.000 euros: 453.000 por El Periódico en catalán y 66.000 por la web. Hace una semana, este periódico publicó la respuesta de Puigdemont y Junqueras a las inversiones de Rajoy en infraestructuras incluso antes de que las anunciara.

Medios más minoritarios con grandes subvenciones

Otros casos son todavía más sorprendentes. El decano de la prensa en catalán –Avui–, ahora fusionado con El Punt, recibe más dinero que Zeta. 445.000 por El Punt Avui en papel y 80.000 por la web. Pero el grupo propietario de este medio también recibe 120.000 euros por un diario deportivo.

El Ara es la principal competencia de El Punt Avui, aunque mucho más joven. Propiedad de las familias Carulla (Agrolimen) y Rodés (Havas Media), el Ara recibió 310.000 euros por el diario en papel y 190.000 euros por su web. Además, por su edición de Baleares, recibió 30.000 euros por el papel y 18.000 por la web.

‘El Punt Avui’ y ‘Ara’: mucho menos leídos que los grandes, compiten con ellos en subvenciones

La lista de subvenciones es mucho más larga. Cualquier medio, por pequeño que sea, que publique en catalán, tiene derecho a dinero público. Merece una mención aparte El País, que pese a contar desde 2014 con una web en catalán, no recibe dinero de la Generalitat por ello, según confirmaron desde Prisa.

No es el único. Economía Digital renunció hace cinco años a las subvenciones públicas, a pesar de tener derecho a ellas. ED cree que las instituciones públicas no deben subvencionar a los medios de comunicación privados, ya que eso puede hipotecar la libertad de información.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad