Carles Puigdemont en una rueda de prensa en la delegación de la Generalitat ante la UE en Bruselas. Foto: EFE/SL

Puigdemont expone a Junts per Catalunya a otro revés del TC

stop

Junts per Catalunya se enfrenta a un castigo del Tribunal Constitucional en el caso de mantener la desobediencia

Marcos Pardeiro

Economía Digital

Carles Puigdemont en una rueda de prensa en la delegación de la Generalitat ante la UE en Bruselas. Foto: EFE/SL

Barcelona, 08 de octubre de 2018 (12:37 CET)

A pocas horas de que la Mesa del Parlament de Cataluña vuelva a asomarse a la desobediencia, el PSC ha decidido incrementar la presión sobre el grupo de Carles Puigdemont, Junts per Catalunya (JpC), para que ponga fin a sus desafíos.

El PSC no está dispuesto a aceptar que JpC persista con la delegación de voto de sus cuatro diputados suspendidos (Carles Puigdemont, Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull) y siga contrariando de esta manera el auto del Tribunal Supremo, que exige la sustitución de todos ellos.

Por eso, la portavoz del PSC, Eva Granados, anunció este lunes que su grupo interpondrá un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional (TC) en el caso de que la Mesa del Parlament, con mayoría soberanista, acepte el voto delegado de los dirigentes mencionados.

Los socialistas piensan reclamar al TC que tome "medidas cautelares y declare nulas" estas delegaciones de voto de Junts per Catalunya, que la Mesa del Parlament "dio por buenas" la semana pasada.

El PSC subrayó que se conforma con que Junts per Catalunya siga los pasos de de los dos diputados de ERC en prisión preventiva, Oriol Junqueras y Raül Romeva, porque considera que ellos sí que designaron a un sustituto (el presidente del grupo parlamentario de ERC, Sergi Sabrià) para ejercer sus funciones de diputados.

Amenaza en mano

"Tenemos el recurso de amparo a punto", advirtió Granados. Y alertó, antes, del "peligro inminente" de que los independentistas con su "ostentación de la desobediencia", acaben "empujando" al Parlament a un "incumplimiento de la ley, pese a las gravísimas consecuencias que puede tener".

La polémica sobre el voto delegado y la sustitución de los diputados suspendidos provocó la semana pasada una grave crisis interna en la mayoría soberanista. Tanto que incluso amenazó con hacer descarrilar la legislatura. 

Lo cierto es que el Parlament de Cataluña quedó nuevamente bloqueado y tiene que ser este lunes cuando se formalice su desbloqueo para proceder mañana, martes, a la reanudación de la actividad parlamentaria con la votación de las resoluciones subsiguientes al debate de política general.

 

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad