¿Qué irregularidades tributarias pudo cometer Juan Carlos Monedero?

stop

Los 130.000 euros que el dirigente de Podemos ahorró al tributar mediante una sociedad limitada un trabajo que debía incorporar a su IRPF le han acabado costando más caro tras la regularización ante Hacienda

Redacción

El cofundador de Podemos y secretario de Proceso Constituyente, Juan Carlos Monedero (i). En la otra imagen, una oficina de la Agencia Tributaria en Aragón
El cofundador de Podemos y secretario de Proceso Constituyente, Juan Carlos Monedero (i). En la otra imagen, una oficina de la Agencia Tributaria en Aragón

Barcelona, 20 de febrero de 2015 (13:29 CET)

Siguiendo su propio relato de los hechos, el alto dirigente de Podemos Juan Carlos Monedero habría elaborado unos informes —en su condición de experto politólogo— para varios gobiernos de Latinoamérica que versaban sobre la viabilidad de implantar una moneda única en la zona ALBA, siglas de Alianza Bolivariana de Nuestra América. Esta organización fue promovida en sus inicios por Cuba y Venezuela, aunque Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Honduras se sumaron después.

Por ese trabajo de consultoría, el secretario de Proceso Constituyente y Programa de Podemos percibió una retribución de 425.150 euros. Monedero es empleado de la Universidad Complutense de Madrid, por tanto tributa de forma regular como trabajador por cuenta ajena por el régimen simplificado de IRPF. Es decir, sus ingresos procedentes de las rentas del trabajo universitario se acogen a la escala de tipos de gravamen establecidas en este impuesto, junto a otras rentas que pudieran proceder de intereses por valores mobiliarios (capital en cuentas, fondos o equivalentes) e inmobiliarios (viviendas de propiedad).

Sociedad limitada unipersonal


Sin embargo, el político de la formación que lidera Pablo Iglesias constituyó una sociedad unipersonal (SLU) de la que él es único partícipe. No hay más socios en Caja de Resistencia Motiva2. Su inscripción en el registro mercantil tuvo lugar 23 de octubre de 2013, tres años después de llevarse a cabo los trabajos de consultoría, siempre según el relato de Monedero.

Aunque los 425.150 euros se recibieron en una cuenta personal del profesor, de manera inmediata fueron trasladados a otra, pero a nombre de la sociedad. La empresa emitió la factura, pagó a sus proveedores (el diario El Mundo ha revelado que pagó 69.000 euros a una empresa venezolana por un informe similar al que debía elaborar para los gobiernos contratantes) y liquidó el impuesto de sociedades del ejercicio por una cifra aproximada de 70.000 euros.


Camino fiscal equivocado


Monedero creó una empresa cuyo único trabajador era él, además de autor confeso del trabajo de consultoría. De haber obrado de acuerdo con los parámetros tributarios correctos, el político tendría que haber tributado como persona física en vez de crear una persona jurídica que redujera el pago de impuestos. De haber incorporado los 425.150 euros a su renta actual habría alcanzado el tipo máximo del IRPF, que en Madrid era del 51,5%.

La maniobra societaria pudo ahorrar, según los expertos fiscalistas consultados, unos 130.000 euros en impuestos. Al final, sin embargo, la factura fiscal ha salido más cara de lo esperado al dirigente de Podemos en virtud del escándalo político acontecido: Monedero ha tributado por impuesto de sociedades de 2013 y ha realizado una declaración complementaria del mismo ejercicio en IRPF. Esa nueva rendición de cuentas con la Agencia Tributaria le ha costado 200.000 euros adicionales.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad