El presidente de la Generalitat, Quim Torra. EFE/ MARTA PEREZ

Quim Torra se arriesga a la inhabilitación por los lazos amarillos

stop

Este martes termina el plazo de 24 horas que la Junta Electoral Central ha dado a Torra para que retire los lazos amarillos o podría quedar inhabilitado

Madrid, 19 de marzo de 2019 (12:33 CET)

La guerra de los lazos amarillos puede costarle muy cara a Quim Torra. El presidente de la Generalitat se arriesga a incurrir en la comisión de delitos contra la ley electoral o de desobediencia si persiste en su negativa a retirar los lazos amarillos.

La Junta Electoral Central (JEC) le ha concedido un nuevo plazo de gracia de 24 horas, que finaliza este martes, para que obedezca la orden de quitar las banderas esteladas y símbolos de apoyo a los políticos presos del 'procés' de los edificios pertenecientes a la Generalitat.

El incumplimiento conllevaría la apertura de un procedimiento penal, a instancias de la Fiscalía General del Estado y, en función del delito que se considere ajustado a su comportamiento, puede conllevar penas que van desde la sanción hasta la inhabilitación para el ejercicio de cargo público, según publica El Confidencial.

La Junta Electoral Central  se basa en que los lazos y las banderas que se muestran en todos los edificios públicos autonómicos son "partidistas"

La Ley Orgánica del Régimen Electoral General (Loreg) prevé en su artículo 144 penas de prisión de tres meses a un año o la de multa de seis a veinticuatro meses para quienes "infrinjan las normas legales en materia de carteles electorales y espacios reservados de los mismos, así como las normas relativas a las reuniones y otros actos públicos de propaganda electoral".

También sería procedente la aplicación del genérico de desobediencia, que se recoge en el artículo 410 del Código Penal. Este tipo delictivo, aplicado por ejemplo a Artur Mas por la celebración del referéndum del 9-N, va un paso más allá que el primero y contempla la inhabilitación especial para empleo o cargo público de seis meses a dos años.

La Junta, cuya función es velar por la neutralidad en periodo electoral, se basa en que los lazos y las banderas que se muestran en todos los edificios públicos autonómicos son "partidistas". Por su parte, Torra replicó escudándose en el derecho fundamental a la libertad de expresión.

La JEC amplía el plazo 24 horas

La Junta Electoral Central amplió el lunes el plazo en 24 horas al presidente de la Generalitat para que retire los lazos y las esteladas de los edificios públicos. Así, el organismo jurídico opta por dar un segundo plazo a Torra, después de que la semana pasada se negara a retirarlos en un primer plazo de 48 horas. 

La JEC considera que el hecho que los lazos amarillos continúen en su sitio desafía la Ley Orgánica del Régimen Electoral General(LOREG), concretamente el artículo 50, que prohíbe los símbolos ideológicos y partidistas en edificios públicos durante el período previo a las elecciones.

Si después del nuevo plazo de 24 horas que se le ha concedido a la Generalitat, Torra no ha acatado la petición de la JEC, esta podría incurrir a responsabilidad penal, y la Generalitat sería acusada de desobediencia. 

Torra tiene la posibilidad de recurrir la resolución en un plazo de 20 días en vía contencioso-administrativa. Si persiste en su negativa a atender la orden, es previsible que el proceso no arranque hasta que la decisión sea firme y siempre que la fiscal general del Estado, María José Segarra, decida impulsarlo.

La Fiscalía tendría que acudir al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, el competente para investigar a Torra por delitos cometidos en el ámbito de su comunidad autónoma.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad