Rajoy aprueba la liberalización de horarios pese a las críticas de los gobiernos 'populares'

stop

El presidente cede ante las exigencias de las grandes cadenas en detrimento de los pequeños comerciantes que prevén el cierre de negocios y la pérdida de puestos de trabajo

Rajoy con algunos de sus ministros en el Congreso

11 de julio de 2012 (11:25 CET)

Dentro del nuevo paquete de medidas que ha anunciado este miércoles el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha reservado una apartado para el comercio. El Ejecutivo ha confirmado la información avanzada por el ministro de Economía, Luis de Guindos, sobre la liberalización de horarios en las zonas turísticas aunque no ha detallado las condiciones exactas de la medida.

Esta propuesta consiste en aumentar de ocho a 10 el mínimo de domingos y festivos que los comercios podrán abrir y amplía a 90 horas las aperturas en días laborables, siguiendo los pasos de la Comunidad de Madrid en la que las grandes cadenas ya disponen de barra libre.

Los rumores de un flexibilización de horarios ha conseguido unir a gobiernos de diferente signo político que han manifestado públicamente su rechazo por considerar que esta medida irá en detrimento del pequeño comerciante que no podrá competir con las grandes superficies. Así, lo han puesto de manifiesto Galicia, Catalunya y la Comunitat Valencia que han arremetido contra Rajoy y que lucharán por reducir, en la medida de lo posible, la liberalización.

Los grandes almacenes 1, las patronales 0


A la decisión de desacatar la ley de Madrid también se han sumado las patronales que alertan del peligro que tendrá para los comerciantes de barrio el aumento de horas y días de apertura.

La Confederació de Comerç de Catalunya, con Miguel Ángel Fraile al frente, insiste en que la nueva medida no permitirá que el sector aumente los ingresos. “Está demostrado que liberalizar los horarios comerciales no es sinónimo de más ventas”. Como ejemplo, País Vasco no abre ningún domingo, Catalunya abre ocho y Madrid, 22. y en cuatro años de crisis, Madrid ha perdido el 17% de las ventas en comparación con el 9% de España y el 5% en Catalunya, según el último informe de comercio español.

En el mismo sentido se ha pronunciado la patronal valenciana Cecoval que se opone frontalmente a la media porque implicará el cierre de negocios y la pérdida de un gran número de puestos de trabajo.

No obstante, las grandes superficies han aplaudido la medida. Grandes firmas como Leroy Merlin y Carrefour han confirmado que abrirán los domingos mientras otras como Mercadona no tiene previsto, de momento, cambiar su política de empresa que pasa por cerrar y dar descanso a los trabajadores.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad