Rajoy se agarra a la pregunta del 9N para suspender la consulta

stop

PROCESO SOBERANISTA

Mariano Rajoy interviene en el Senado | EFE

29 de octubre de 2014 (19:50 CET)

Un conjunto de decisiones administrativas, y la misma pregunta. El Gobierno que preside Mariano Rajoy se agarra a esas dos cuestiones para impugnar la nueva consulta del 9 de noviembre que propuso el President Artur Mas. El hecho de que la pregunta se mantenga: ¿Quiere usted que Cataluña sea un estado?, y en caso afirmativo, ¿quiere que ese estado sea independiente?, implica que el llamado “proceso participativo” es una consulta encubierta.

El Consejo de Estado se reúne este jueves y aprobará un dictamen basado en esas dos cuestiones. Además de la pregunta, el Ejecutivo español considera que el Govern ha tomado decisiones que implica a funcionarios. Y que, sin que conste en ninguna orden oficial, se ha dado instrucciones a los funcionarios o a los Mossos d'Esquadra.

Instrucciones a los funcionarios

Si el dictamen es favorable a los intereses del Gobierno, aunque no es vinculante, el consejo de ministros del viernes ya podrá aprobar el recurso de impugnación y presentarlo ante el Tribunal Constitucional.

En los últimos días, el Ejecutivo español ha ido analizando todas las decisiones de la Generalitat, como la difusión de los vídeos en los que se anima a la participación. Pero, al margen de la pregunta, el interés se centra en saber cómo se ha dado instrucciones a los funcionarios de la Generalitat.

Voluntarios

En la sesión de control en el Parlament, la consellera de Governació, Joana Ortega, ha rechazado que se haya dado ninguna instrucción, y que la consulta se basará en los 40.000 voluntarios ya inscritos, entre ellos muchos funcionarios.

Por ello, el conseller de Presidència, Francesc Homs, aseguró este martes que no se podía impugnar a los voluntarios.

Pero el Gobierno seguirá adelante para que no se celebre el 9N.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad