Los dirigentes de Junts per Catalunya (JpC) Eduard Pujol y Elsa Artadi, en el Parlament, dos de los más fieles a Carles Puigdemont

Recado berlinés de JpC a ERC: “Nos hemos ganado poder gestionar el tiempo"

stop

JpC se reúne con Puigdemont en Alemania, reivindica su "legitimidad" para aprovechar las próximas semanas como crea oportuno y sigue sin aclarar la investidura

Iván Vila

Economía Digital

Los dirigentes de Junts per Catalunya (JpC) Eduard Pujol y Elsa Artadi, en el Parlament, dos de los más fieles a Carles Puigdemont

18 de abril de 2018 (14:12 CET)

De la reunión mantenida este miércoles por la mañana por el grupo parlamentario de Junts per Catalunya (JpC) con su jefe de filas, Carles Puigdemont, no han salido concreciones ni novedades respecto de la postura ya conocida de la coalición, pero sí un mensaje alto y claro a ERC: los puigdemontistas son los que el 21 de diciembre se llevaron el gato al agua en su pulso con los de Oriol Junqueras y, en consecuencia, se sienten legitimados para ser ellos quienes marquen el ritmo y la estrategia en el bando soberanista.

“Nos hemos ganado el derecho a gestionar el tiempo”, ha dicho el portavoz de JpC, Eduard Pujol, en declaraciones a los medios. Como ya hizo Puigdemont el domingo, Pujol ha dicho que no se trata de agotar los plazos para la investidura, pero sí de aprovechar que aún quedan días por delante para aprovechar “de la manera políticamente más oportuna” y que les permita e insistir en la tesis de que el Estado “no ha respetado” el documento de la ONU que le instaba a garantizar los derechos políticos del ex presidente de la ANC Jordi Sànchez, cuya investidura fue frustrada en dos ocasiones por la negativa del juez Pablo Llarena a permitirle asistir al pleno.  

Por lo que respecta a la también frustrada investidura de Jordi Turull, la situación es “similar”, dice Pujol

El plazo para la investidura se agota el 22 de mayo, fecha tras la cual se convocarían automáticamente elecciones en caso de que todavía no hubiera president. JpC se plantea insistir en la investidura de Sànchez, para lo cual “el camino es volver a la ONU”, dijo, sin más concreción. Y, por lo que respecta a la también frustrada investidura de Jordi Turull, la situación es “similar”, dice Pujol.

Pero, pese a que el portavoz ha contado que en la reunión se ha analizado “de manera muy precisa” la situación política, no ha precisado nada de lo pasará, o se intentará que pase, en las próximas semanas. Las dudas sobre la posibilidad de que se presente otro candidato las ha zanjado diciendo que la investidura “no es una Operación Triunfo política”.

A vueltas con la ley de presidencia

“Nos sentimos con la suficiente comodidad para seguir haciendo valer todas las opciones”, ha dicho. Incluida, claro está, la del propio Puigdemont. “Es el presidente de Cataluña, su legitimidad es absoluta y lo que tenemos que encontrar es el mecanismo para llevar al Parlament aquello que la calle ha legitimado”. Se refiere a la reforma de la ley de presidencia, el vehículo, ahora en trámite en el Parlament y pendiente de un dictamen del Consejo de Garantías Estatutarias con el que JpC amaga con volver a intentar la investidura del ex president.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad