Rosa Díez, al borde del abismo para salvar UPyD

stop

CRISIS INTERNA

La líder de UPyD, Rosa Díez, en el Congreso.

Barcelona, 25 de marzo de 2015 (21:14 CET)

Cuando en un partido un grupo de dirigentes pide que se constituya una gestora y que dimita su principal referencia, la crisis puede ser ya devastadora.

Rosa Díez trata de parar como sea ese proceso, que suele ser lento, pero irreversible. Está al borde al abismo. Pero ha decidido plantar cara ante el sector crítico, para rehacer el partido en el Consejo Político extraordinario, formado por 150 miembros, que se ha convocado para el sábado.

Los críticos son contundentes, pero eso no implica que sus tesis se impongan en el consejo político del sábado. Fuentes de la dirección aseguran que lo ideal, en estos momentos, sería reorientar la estrategia, pero con Rosa Díez al frente, sin buscar ahora una nueva cúpula, en vísperas de unas elecciones municipales y autonómicas que serán decisivas en toda España. Es una declaración de intenciones.

Entre Rosa Díez y Albert Rivera

Paco González, miembro de la dirección, así lo sostiene, rechazando las dos peticiones de los críticos: la propia dimisión de Díez y el rechazo a acercarse, de nuevo a Ciudadanos.

Todos los dirigentes se dirimen entre esas dos cuestiones, que no necesariamente van ligadas. Pero lo que ocurre es que Rosa Díez, se opone a esa integración en Ciudadanos, que ha pasado, realmente, a ser el elemento central del debate. Gónzalez, en una larga reflexión en su propio blog, asegura que entiende que la figura de Albert Rivera, una persona "joven", pueda atraer a un tipo de electorado. Pero insiste en el proyecto autónomo de UPyD.

"La responsabilidad es hacer lo necesario por mantener el rumbo y el barco a flote. Personalmente me encantaría que hubiera una persona joven y capaz que pudiera hacerlo mejor que Rosa Díez. Alguien con determinación de dar la batalla que hay que dar con el nivel de exigencia que hay que darla. Estoy seguro que más pronto que tarde esa persona surgirá, pero a día de hoy no la conozco. Rosa sí lo puede hacer, ha dado ejemplo muchas veces y lo seguirá dando", asegura.

El nombramiento de Herzog para parar la hemorragia

Para ello, Rosa Díez ha nombrado a Andrés Herzog como su mano derecha, aunque las vías de agua son ya numerosas. Álvaro Anchuelo y Irene Lozano han dejado el comité de dirección. También han dado ese paso Rodrigo Tena y David Andina. Y han pedido la dimisión de Díez el portavoz del partido en la Asamblea de Madrid, Luis de Velasco, y el portavoz en el Ayuntamiento de Madrid, David Ortega. Si dos dirigentes más dejan la dirección, el partido se verá en manos de una gestora.

Ramon de Veciana, el líder del partido en Cataluña y miembro de la dirección considera que ahora "no es el momento de pedir dimisiones, con el partido inmerso en las elecciones autonómicas y municipales", y que los deseen compartir el proyecto de Ciudadanos "pueden hacerlo, de hecho algunos ya se han ido".

Para Veciana "lo que está en juego es el proyecto político y a Ciudadanos no se le conoce apenas nada, ninguna propuesta, con un trabajo más bien pobre en Cataluña, si se analizan sus iniciativas en el parlamento catalán".

Con razón o no, los electores se decantan por Ciudadanos

Perfecto. Las ideas están claras, la lucha contra la corrupción –que no se ha castigado en las elecciones en Andalucía a tenor de los resultados, en el caso del PSOE-- y la apuesta por la regeneración democrática en España. Pero los electores están respondiendo a Ciudadanos, y no a UpyD. Esa es la realidad, que los dirigentes de UpyD constatan, les guste o no. Por ello, el eurodiputado, Enrique Calvet, reclamó de nuevo este miércoles la dimisión de Díez y la constitución de una gestora. Calvet, impulsor de la corriente interna La Ciudadanía, primero, considera que la campaña constituyó un error desde el primer momento.

"Hemos hecho la campaña a nuestros adversarios y han fallado las estrategias", precisó. Si no se producen estas dos exigencias, según Calvet, "el partido desaparecerá" en las elecciones del 24 de mayo.

¿El poder económico con Ciudadanos?

Rosa Díez intenta salvar ese barco, un partido que puede hacer gala de su lucha contra la corrupción, y que se ejemplifica con la querella que presentó contra todo el consejo de Bankia, y su matriz, por estafa, empezando por Rodrigo Rato.

Pero que los electores, por muchas razones, por una campaña mediática fomentada, según UpyD por el poder económico, han dejado de lado para apostar por Albert Rivera y su partido Ciudadanos.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad