Rubalcaba invita a Mas a la “solución federal” en 2015

stop

DEBATE SOBERANISTA

Pere Navarro y Alfredo Pérez Rubalcaba | EFE

07 de febrero de 2014 (22:24 CET)

En poco más de un año, el PSOE ha realizado un esfuerzo que el movimiento independentista ve como algo banal. El proyecto federal que ha liderado el PSC, y que ha recogido el líder socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, ya no tendrá vuelta atrás. Representa lo que ha significado siempre el federalismo: unión, respetando competencias y diferencias culturales, pero unión con el gobierno federal, con una idea de país que España, como sociedad, sigue sin tener.

Rubalcaba lo ejemplifica con la nueva presidenta de Andalucía, Susana Díaz, que ha asumido el reto, y ha llegado algo más lejos que el propio proyecto federal que aprobó el PSOE en su convención de Granada. Díaz propone para Catalunya un blindaje de competencias, y una mejor financiación para todas las comunidades, que acomode también a Catalunya.

Andalucía y Catalunya, los dos pilares

Para el PSOE, Andalucía será siempre esencial. No se entiende el proyecto socialista sin Andalucía. El PSOE fue quien forzó, en la transición, que Andalucía pudiera iniciar su autonomía como una de las grandes, como las históricas, a través del artículo 151 de la Constitución, mientras que la UCD de Adolfo Suárez se negó y lo pago electoralmente muy caro. Y, junto con Andalucía el otro pilar es Catalunya. Y Rubalcaba pretende mantener esa dualidad con un proyecto federal que rehaga España. Y ahí se ha encontrado con el PSC que lidera Pere Navarro.

Esa es la oferta que los socialistas proponen al President Artur Mas, con la vista puesta en 2015. No se puede hacer otra cosa, según los socialistas, porque el inmovilismo del PP de Mariano Rajoy es total. El Gobierno central no ve posibilidades reales de negociar con el PSOE, porque Rajoy no tiene apenas margen para ello. El Ejecutivo español no quiere ahogar financieramente a la Generalitat, pero no puede asumir ni la consulta soberanista que le propone Mas, ni un modelo federal que implicaría abrir una vía que, después, no se sabría cerrar. Y también se emplaza a sí mismo al 2015.

Sin solución hasta las generales de 2015

Rubalcaba ha expuesto en las últimas 48 horas este esquema a empresarios y directivos catalanes, con sendas reuniones con el Cercle d'Economia y Foment. Y ha explorado posibles soluciones con un grupo de intelectuales y opinadores catalanes, entre ellos el filósofo Manuel Cruz, el ensayista Joaquim Coll y Carme Valls, de Federalistes d'Esquerra, y el notario Juan José López Burniol. Lo hizo este jueves durante un almuerzo en el que participó también Pere Navarro y Miquel Iceta.

¿Conclusión? Lo que queda de año, que, de hecho acaba de comenzar, podría estar amortizado. El choque institucional es claro, y el Gobierno central no permitirá la convocatoria de un referéndum. El Govern de Artur Mas lo asume, aunque oficialmente trate de mantener la posibilidad. Eso implica que la política catalana y la española no se podrán encontrar hasta 2015.

Ganar las europeas y tomar impulso

Rubalcaba considera que el PSOE tiene opciones de ganar las elecciones europeas de mayo de 2014, y que, en ese caso, el partido podría afrontar las elecciones primarias para elegir el candidato a la Moncloa con un mayor impulso. Rubalcaba no ha despejado la incógnita sobre su candidatura. Pero cree que ha encaminado el partido hacia la fórmula federal, y que el nacionalismo catalán deberá ser consciente de que se puede abrir en las elecciones generales de 2015 un nuevo horizonte que pueda resolver el pleito catalán.

Los planes que tenga Mas estarán en función de esa puerta que ha vuelto a abrir el PSOE. En mayo de 2015 habrá elecciones autonómicas y municipales en toda España. Y, tras el verano, las generales serán inminentes. Ese es el escenario. Para los socialistas no queda otra.

¿Y para Mas?
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad