Pedro Sánchez durante la declaración institucional del pasado lunes en la que aseguró el “íntegro cumplimiento” de la sentencia del procés. /EFE/ Ballesteros

Sánchez ya sabe cuándo aplicar la Ley de Seguridad Nacional

stop

La ocupación de infraestructuras críticas como el aeropuerto de Barcelona desencadenaría la activación de la Ley de Seguridad Nacional

Josep Maria Casas

Economía Digital

Pedro Sánchez durante la declaración institucional del pasado lunes en la que aseguró el “íntegro cumplimiento” de la sentencia del procés. /EFE/ Ballesteros

Barcelona, 16 de octubre de 2019 (04:55 CET)

El Gobierno de Pedro Sánchez reforzará la presencia policial en Cataluña y, si continúan las alteraciones graves del orden público, activará sin dilación la Ley de Seguridad Nacional (LSN). Todo está preparado. No piensa mostrar ningún signo de debilidad cuando está a las puertas de la campaña electoral del 10-N y así lo enfatizó este lunes, al filo de la medianoche, con un comunicado que deja entrever su predisposición a tomar el control de los Mossos.

"El objetivo del Gobierno de España es y será en todo momento garantizar la seguridad y la convivencia en Cataluña, y lo hará si es preciso siguiendo su compromiso de firmeza, proporcionalidad y unidad", subrayó en este comunicado mientras se producía la segunda jornada de desórdenes y vandalismo en Barcelona y otras ciudades de Cataluña.

De momento, eso sí, elogian a los Mossos d’Esquadra. El ministro de Interior, Fernando Grande Marlaska, destacó este martes en TVE la “perfecta coordinación y colaboración” de los Mossos con la Policía Nacional y la Guardia Civil.

Sin embargo, fuentes próximas al ministro precisan que, si bien la actuación de los “mossos” fue la “correcta” durante los incidentes de los dos últimos días, los efectivos que movilizaron fueron “insuficientes”.

Estas fuentes aseguran que si se generalizan los desórdenes públicos o se paralizan “infraestructuras críticas”, como es el aeropuerto del Prat, se activará de inmediato la LSN. Si se llegase a interrumpir el tráfico aéreo, el gobierno aprobaría el real decreto que sería ratificado por la diputación permanente del Congreso.

“Si se toma el aeropuerto ante la mirada de toda la prensa internacional, que nadie lo dude: se activará la Ley de Seguridad Nacional y las medidas serán contundentes”, advierten.

Superados los incidentes del lunes, los analistas policiales consideran que el momento crítico puede darse durante la huelga general convocada para el viernes y, especialmente, durante el fin de semana.

En previsión de que se prolonguen los incidentes, el Gobierno enviará 1.000 guardias civiles más a Cataluña y ampliará la duración de la misión de los 2.000 antidisturbios de la Policía Nacional hasta el 1 de noviembre.

Los preparativos

El Gobierno no solo ha informado de los preparativos de la LSN al presidente del PP, Pablo Casado, sino también a la Consejería de Interior de la Generalitat. A diferencia de la aplicación del artículo 155, la Ley de Seguridad Nacional se utilizará solo para coordinar a todas las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, incluidos los Mossos, aunque no se piensa sustituir a su comisario en jefe, Eduard Sallent.

En principio, Sánchez confiaría la función de “enlace” entre el Gobierno, Guardia Civil, Policía Nacional y Mossos a un socialista catalán. No sería un alto cargo del Ministerio de Interior ni un mando policial. La intención es reducir la tensión con el gobierno de la Generalitat.

Desde que este lunes se desencadenaron los incidentes, después de la difusión de la sentencia del procés, la Guardia Urbana de Barcelona se ha puesto de perfil. Se ha dedicado a poco más que a desviar el tráfico con motivo de los cortes de calles que provocaron las barricadas humanas.

El sindicato CSIF criticó este lunes que la alcaldesa Ada Colau “esconda” a los antidisturbios de la Guardia Urbana. “Somos tan valiosos que no esconden”, comentó irónicamente uno de los agentes a través de las redes sociales.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad