Antonio Garamendi firma el acuerdo de prolongación de los ERTEs este lunes en la Moncloa. Al fondo, José Álvarez (UGT) y Gerardo Cuerva (Cepyme). /EFE

Sánchez Llibre emerge como el duro de la patronal contra el Gobierno

stop

Foment del Treball considera que el acuerdo sobre los ERTEs es “perjudicial” para las empresas pese a que ha sido firmado por la CEOE

Josep Maria Casas

Economía Digital

Antonio Garamendi firma el acuerdo de prolongación de los ERTEs este lunes en la Moncloa. Al fondo, José Álvarez (UGT) y Gerardo Cuerva (Cepyme). /EFE

Barcelona, 11 de mayo de 2020 (22:22 CET)

Poco después de que la CEOE pusiera “en valor” el acuerdo firmado este lunes con el Gobierno de Pedro Sánchez para prorrogar los ERTEs, el presidente de la patronal catalana Foment del Treball y vicepresidente de la CEOE, Josep Sánchez Llibre, cargo duramente contra el mencionado acuerdo, por considerarlo “perjudicial” para las empresas.

Pedro Sánchez reunió este lunes en la Moncloa a los líderes de las dos grandes centrales sindicales, Unai Sordo (CC.OO) y José Álvarez (UGT), y a los de la patronal, Antonio Garamendi (CEOE) y Gerardo Cuerva (Cepyme), para firmar el acuerdo de prórroga de los ERTEs.

Coincidiendo con el acto de rúbrica, CEOE y Cepyme emitieron un escueto comunicado en el que destacaron que este acuerdo es “fruto del diálogo social”.

Unas horas más tarde, Foment del Treball difundió otro comunicado que nada tenía a ver con el tono del que emitió la CEOE: la patronal catalana calificó de “insuficiente” la prórroga de los ERTE hasta el 30 de junio, así como “contraproducentes” y “desproporcionadas” las sanciones previstas para las empresas que despidan a afectados por expedientes de regulación en los seis meses posteriores a la vuelta a la actividad.

Quizás por esta diferencia en el tono, la catalana Foment subrayó que “da su apoyo al proceso negociador de la CEOE”. Aunque las dos patronales compartan la misma posición sobre los ERTEs, no se expresan con la misma contundencia.

La reunión del comité ejecutivo de la CEOE de pasado viernes para avalar el acuerdo de los EREs tuvo momentos de tensión. Garamendi recibió una fuerte contestación, precisamente porque en el real decreto se mantiene la prohibición de despedir a afectados por los expedientes de fuerza mayor en los seis meses posteriores a su reincorporación.

"Todos vamos a una"

No obstante, cuando se le preguntó por las diferencias internas en una rueda de prensa telemática, Garamendi quitó hierro al señalar que “no hablaría de discrepancias, sino de debate”. Pero dejo claro de que en la CEOE “cuando se toman decisiones, todos vamos a una”.

Fuentes patronales indican que Garamendi comparte “totalmente” la posición de Sánchez Llibre, aunque ha sido este último, político de formación, el primero que ha abierto hostilidades contra el Gobierno a cuenta del acuerdo de los ERTEs. Y precisamente ha disparado poco después de que Garamendi acudiera a la Moncloa para firmarlo.

Como les ocurrió a sus antecesores, Garamendi ha optado por una actitud más tibia sus relaciones con el Gobierno. Durante todo el estado de alarma, las posiciones del vicepresidente Sánchez Llibre siempre han sido más duras que las del presidente de la gran patronal española.

Foment subraya que el acuerdo firmado no tiene en cuenta que las causas de fuerza mayor subsistirán más allá del 30 de junio. Insiste en que “la prórroga es absolutamente insuficiente”.

Respecto a las sanciones previstas por despedir a afectados por ERTEs antes de los seis meses, Foment indica que pueden “precipitar el cierre de muchas empresas”. Lamenta que no se hayan excluido las sanciones en los supuestos por causas objetivas.

Por su parte, CEOE se limitó este lunes a pedir que se abra de forma inminente la negociación con el Gobierno para llegar a acuerdos más allá del 30 de junio.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad