El líder de Podemos, Pablo Iglesias, en el Congreso de los Diputados después de hacerse con el liderazgo de Podemos en Vistalegre II, el febrero de 2017 | EFE/EN

Iglesias, atrapado entre Dina y Villarejo: líos y filtraciones

stop

Una supuesta filtración por parte de un fiscal de la operación Tándem a la abogada de Podemos arroja más sombras en el caso Dina y el futuro de Iglesias

Economía Digital

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, en el Congreso de los Diputados después de hacerse con el liderazgo de Podemos en Vistalegre II, el febrero de 2017 | EFE/EN

Barcelona, 25 de junio de 2020 (12:38 CET)

El futuro político de Pablo Iglesias se nubla cada día un poco más. El caso Dina lo compromete, por las dudas con respecto a su actuación con el lápiz de memoria que contenía información sensible, como material íntimo, de Dina Bousselham, antigua colaboradora del líder de Unidas Podemos y actual directora del diario afín al partido La Última Hora. Y es que el embrollo judicial se ha nublado tanto que el líder morado podría acabar en el Tribunal Supremo.

Ahora, la presunta filtración de información por parte de la fiscalía anticorrupción a Marta Flor, abogada de Podemos, junto con una supuesta relación sentimental entra la mancionada letrada y el fiscal que le habría pasado los datos, añaden más motivos para cuestionarse el futuro político del vicepresidente segundo de Pedro Sánchez, que, en las últimas semanas, incluso ha perdido la condición de perjudicado en la causa, por decisión del juez de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón.

Además, los constantes cambios de versión de Bousselham en sus declaraciones ante el juez han puesto todas las miradas en Flor e Iglesias. Las contradicciones de la exasesora del líder de Unidas Podemos con respecto al robo de su móvil, pese a que fueron aparentemente diseñadas para proteger a Iglesias, también le ponen en el punto de mira, por presuntamente quedarse el teléfono durante meses antes de entregárselo a Dina.

Filtración de datos

A un caso ya de entrada embarullado se suma ahora la presunta filtración de datos sensibles de la investigación a la defensa de Podemos antes de la apertura de la causa judicial, y la supuesta relación íntima de la abogada con uno de los fiscales, lo que a su vez se vincula con uno de los escándalos internos de la formación a finales de 2019, cuando dos abogados del partido fueron cesados supuestamente por investigar "irregularidades".

Según se desprende de un chat interno de Podemos en Telegram, Ignacio Stampa, uno de los fiscales del caso Tándem —una de las piezas de la operación Villarejo— habría dado información confidencial a Marta Flor, abogada de Unidas Podemos, relacionada con el caso Dina. Ella misma se delató en el chat. Anteriormente, Stampa había sido acusado de incompatibilidades por una supuesta relación sentimental con Flor, que no fue confirmada.

El citado fiscal y su homólogo Miguel Serrano, también involucrado en la causa, habrían avisado a la abogada de Iglesias (y de Bousselham, hasta que recientemente el juez le prohibió compartir defensa con el vicepresidente segundo del Gobierno) de las declaraciones de otras piezas relacionadas con el caso Villarejo antes de que se informara a otras partes. También se revela una cita con Anticorrupción para coordinar el caso Dina antes de su apertura.

Así consta en conversaciones del equipo legal de Podemos en Telegram a las que ha tenido acceso El Confidencial. En el chat también se desveló que se les ofreció presentar como víctimas de revelación de secretos a otros cargos del partido que figuraban en las filtraciones del móvil de Dina, pero Marta Flor y los suyos descartaron esta posibilidad para centrar toda la atención en Iglesias. Es decir, dejaron desamparadas a otras vícitmas del robo del móvil.

Unas acusaciones que de cierta forma coinciden con la teoría del juez instructor, que sospecha que Iglesias, tras recibir de manos del director de una revista la tarjeta del móvil de Bousselham, destruyó la misma para que nadie pudiera acceder de nuevo a los archivos que contenía. Esta premisa podría llevar a Iglesias a una imputación en el Tribunal Supremo, ante el que es aforado, por los delitos de daños informáticos y revelación de secretos.

Abogada en la mira

Marta Flor entró en Podemos en 2016 y ha estado detrás de algunos de los casos judiciales más sonados de la formación, como los pagos en negro a la asistente de Pablo Echenique o la demanda contra Hermann Tertsch por decir que el abuelo de Iglesias participó en checas durante la Guerra Civil. Además, cuando Podemos purgó a un abogado que realizó investigaciones internas en el partido en 2019, le acusó de acoso laboral y sexual a la abogada.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad