Podemos sospecha que Delgado sigue instrucciones para ‘atarlos en corto’

"¿Es Delgado un elemento desestabilizador para Unidas Podemos?", es lo que se preguntan en la formación de Pablo Iglesias tras solicitar su comparecencia.

Unidas Podemos quiere conocer el papel de Dolores Delgado como fiscal general del Estado y persona de máxima confianza de Pedro Sánchez. Desconcierto y malestar es lo que hay entre las filas moradas esta semana. La reunión, destapada por Ctxt, entre Delgado y el periodista Eduardo Inda, “socio” o “brazo mediático” del ex comisario José Manuel Villarejo según Podemos, pilló por sorpresa a los de Pablo Iglesias. Tanto que ahora sospechan de su socio de Gobierno (PSOE), de la fiscal y de que esté siguiendo instrucciones para ‘atarlos en corto’ o incluso “desactivarlos”.

Unidas Podemos sospecha de su socio de coalición. ¿Estaba al tanto Pedro Sánchez de la reunión de Delgado con Inda? Lo desconocen. El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, recordó esta semana que el ex comisario se jacta de haber estado al servicio de 14 ministros del PP y del PSOE. Los socialistas junto a Unidas Podemos acordaron el pasado 20 de enero no citar al ex comisario en una primera lista de comparecientes de la comisión de investigación sobre la ‘Operación Kitchen’ en la Cámara Baja.

¿El motivo? “Miente” e “intoxica”. Sin dar más explicaciones, los dos partidos que conforman el Gobierno zanjaron el asunto solicitando perfiles más técnicos y profesionales. Sin embargo, Podemos cambió de opinión y no se puso de acuerdo con su socio en la lista de comparecientes que deben ser llamados a declarar. ¿Por qué no quería el PSOE que hablase Villarejo en el Congreso? Es una pregunta que dirigentes de uno y otro partido evitaron contestar a los periodistas en rueda de prensa. Cabe recordar que Villarejo es uno de los testigos clave.

Los socialistas fueron los únicos que no incluyeron el nombre del ex comisario en su lista de peticiones. Sin embargo, la presión de los morados hizo que el PSOE cediera y el ex comisario, finalmente, comparecerá en la Cámara Baja. La fecha todavía está por determinar y la comisión se ha estancado al negar el juez que instruye el caso, el magistrado Manuel García Castellón, la documentación.

El juez comunicó esta semana a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, que no puede facilitar los documentos requeridos porque “las actuaciones judiciales tienen carácter reservado en sede de instrucción”. El plazo de duración con el que contaban los distintos grupos casi se ha cumplido sin que se haya registrado ninguna actividad. La Mesa de la comisión, controlada por PSOE y Unidas Podemos, se reunió para prorrogar su mandato, sin saber si quiera cuándo podrá comparecer Villarejo.

El papel de la Fiscalía y de Dolores Delgado

Unidas Podemos sospecha del papel de Dolores Delgado. Los morados no creen que la reunión de la fiscal general del Estado, el mismo día que Villarejo sale de la prisión de Estremera (Madrid), sea fruto de la casualidad.

Ese mismo día, la Fiscalía del Tribunal Supremo abrió una investigación contra el portavoz de Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, por las denuncias de los sindicatos policiales, que consideran que sus manifestaciones en las redes sociales reforzaron la conducta de los radicales durante las protestas por la condena del rapero Pablo Hasél. Los morados tampoco creen que este anuncio sea fruto de muchas casualidades.

El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, durante una rueda de prensa en el Congreso. Foto: EFE/JJG/Archivo

Y recuerdan que hace un mes la Fiscalía Provincial de Madrid presentó seis escritos para responder a los recursos de las acusaciones y defensas en el ‘caso Neurona’, entre ellos uno en el que avisa a Podemos de que sigue sin aportar información clave y apoya la decisión del juez de investigar sus cuentas en relación a las elecciones autonómicas del 26 de mayo de 2019.

“Si lo que se investiga es la realidad del contrato y de la propia mercantil que parece vinculada con el partido, es razonable investigar todos los contratos entre Neurona y la formación“, señala en su escrito el Ministerio Público. Otro varapalo más para la formación de Pablo Iglesias en este último mes que está viendo cómo el ‘caso Neurona’ se eterniza y podría pasar a mayores.

Pero la cosa no queda ahí, y es que hace tan solo una semana que la Fiscalía de Madrid solicitó al juez del caso Neurona la apertura de una línea de investigación separada con la denuncia de una antigua letrada de Podemos, Mónica Carmona, que relató más supuestas irregularidades cometidas por la cúpula del partido. Entre otras, que Pablo Iglesias e Irene Montero usaban presuntamente como niñera a una asesora de la actual ministra de Igualdad. 

En un escrito enviado al magistrado, el Ministerio Público se opone a que estas acusaciones se sumen a las pesquisas principales de la causa, donde se investiga la supuesta contratación fraudulenta por parte de la formación de la consultora Neurona. La cuesta judicial empieza a hacerse dura para los morados justo cuando las relaciones con sus socios de Gobierno se vuelven cada día más tensas.

¿Desactivar a Podemos?

Las relaciones entre los socios de Gobierno están cada día más tensas, pero no para una ruptura de inmediato. Aún así, existe cierto recelo en Podemos con detalles como por qué el presidente no ha querido reunirse esta semana con el vicepresidente para limar asperezas y tratar de consensuar algunas normas que actualmente están enquistadas entre los dos socios, como la Ley de Vivienda.

Todos los ministros señalan que hay interlocución pero, suprimida la ya famosa reunión de ‘maitines’, donde Sánchez reunía al núcleo duro del Gobierno, presidente y vicepresidente hace un mes que no se ven ‘cara a cara’. Dos veces puntuales este año, según desvelan fuentes gubernamentales.

El presidente Pedro Sánchez y la fiscal general del Estado, Dolores Delgado. Foto: EFE

El “no hay prisa” de Moncloa ha caído mal entre los morados. Ahora que, económicamente, empezarán a venir mal dadas. La vicepresidenta económica Nadia Calviño ya alertó de los malos datos de paro que se avecinaban este mes y sí, cuatro millones de parados da para encerrarse en Moncloa y no salir hasta no solucionarlo. El único respiro y mensaje positivo se centra en la vacunación y la llegada de los fondos europeos y ahí van a remar juntos los dos partidos.

Sin embargo, los malos datos se sucederán, sumados a las tensiones en el seno del Gobierno y a un posible horizonte negro en Cataluña. Las obligadas reformas de Bruselas obligarán a los socialistas a subir el diapasón de Podemos y es ahí donde sospechan que Delgado podría ‘pintar’ algo respecto a su horizonte judicial. ¿Es Delgado un elemento desestabilizador para Unidas Podemos?

La llamada de Bruselas

En el Gobierno calculan que la UE comenzará a pedir ajustes para reducir el déficit a tres años vista. Sobre todo, en los ejercicios comprendidos entre 2023 y 2025. Ante ese panorama, ¿estará Podemos en condiciones de rebelarse ante las directrices de Bruselas? En caso de estar ‘atado en corto’ al Gobierno de coalición, la formación de Iglesias sufrirá un desgaste brutal en las próximas urnas, de ahí su papel actual de ‘desmarque’ frente a los socialistas.

No sin antes, Sánchez emule a Zapatero y convoque elecciones en 2022, una tesis contemplada entre los colaboradores más cercanos al presidente. La sala de máquinas de Moncloa trabaja a largo plazo con todos los escenarios posibles y el adelanto electoral no se descarta para dar ‘un golpe de efecto’.

Pedro Sánchez y su jefe de gabinete en la Moncloa, Iván Redondo, salen del Congreso de los Diputados. Foto: EFE/Mariscal

Los socialistas son conscientes de que cada vez les cuesta más sacar acuerdos en sede parlamentaria. Ahora mismo no se imaginan tener que sacar otros Presupuestos, de ahí que algún socialista no descarte la opción del adelanto a pocos meses de las elecciones autonómicas y municipales. Tanto PSOE como Podemos volverán a marcar distancias, como ya lo hicieron el mes pasado con los comicios catalanes.

Las fuentes consultadas recuerdan que Sánchez seguiría la estela de Zapatero, que ya convocó generales en noviembre de 2011, anticipándose también seis meses a las autonómicas y municipales, y tras una grave crisis económica. Los españoles comenzarán a notar la crisis provocada por la pandemia estos próximos años.

Bruselas calcula que seremos el país que más tarde se recupere económicamente, según el informe de Otoño presentado por la Comisión Europea. Y antes de que vengan mal dadas, si hay tensión con sus socios y no hay acuerdos en la Cámara, ni siquiera respaldo a nivel territorial (Cataluña) no les quedará otra.