Podemos pedirá el cese de Delgado si no da explicaciones

Podemos mira a su socio de Gobierno y amenaza con ir "más allá" para conocer el contenido de la reunión que mantuvo la fiscal general con "investigados en causas penales".

La fiscal general del Estado, Dolores Delgado./ EFE

La fiscal general del Estado, Dolores Delgado./ EFE

Unidas Podemos está más que dispuesto a pedir el cese de la fiscal general del Estado, Dolores Delgado, si no da explicaciones por la reunión mantenida con el periodista Eduardo Inda, a quien consideran “socio” o “brazo mediático” del ex comisario José Manuel Villarejo. Podemos, ERC y EH Bildu solicitaron este jueves la comparecencia de Delgado en el Congreso de los Diputados. “Se trata del primer paso”, avanzan fuentes de la formación morada.

Unidas Podemos rompe su silencio sobre Dolores Delgado. Ese que guardó tras acceder al Gobierno con Pedro Sánchez. Y lo hace porque la fiscal general ya ha levantado más de una suspicacia entre los morados. Su nombre está siempre en boca cuando se habla de Villarejo o se publican asuntos que “comprometen a los poderes económicos”, deslizan.

En el texto registrado este jueves en sede parlamentaria, Podemos, ERC y Bildu solicitan su comparecencia en relación a las “supuestas reuniones que mantuvo la fiscal general con investigados en causas penales el mismo día de la puesta en libertad del ex comisario Villarejo”.

Horas después de la salida de prisión del ex comisario, los periodistas Eduardo Inda y Manuel Cerdán entrevistaron a Delgado en un céntrico piso de Madrid que, según el vídeo publicado por Ctxt, se atribuye al ex juez Baltasar Garzón, pareja de la fiscal. “¿Una entrevista sin vídeo, ni fotógrafo? Mira, no nos lo creemos. Se ha reunido con las cloacas del Estado y queremos saber el motivo”, comentan desde la formación morada.

Nervios en Podemos

El asunto Villarejo pone nervioso a más de un dirigente de Podemos. El mero hecho de que permaneciese en prisión ha dado tranquilidad en el Congreso. El ex comisario se tomó muy mal el veto inicial de los morados a comparecer en la comisión de investigación por la ‘Operación Kitchen’ en la Cámara Baja e, incluso, les dedicó un comunicado desde prisión donde señalaba aspectos como estos:

“El ejemplo de Podemos resulta especialmente sangrante: por hipócrita, por repugnante, por arbitrario y caprichoso. Mi comparecencia era hace apenas un mes esencial para poner negro sobre blanco lo que sus señorías consideran que debe conocerse a los cuatro vientos, más allá la sede judicial. ¿Por qué ahora los fariseos gerifaltes de este partido no lo ven “inteligente”? ¿Cuál es la raíz del cambio de chaqueta? ¿Valen lo mismo los principios de los portavoces morados que los que ridiculizaba Groucho Marx?”, sostiene el comunicado.

Villarejo también recurre en este escrito al miedo de la formación.  “Vuelven a quedar retratados en sus miedos (…) ¿Quién pone vetos y por qué? ¿A quién le tiemblan las piernas?”.

Curiosamente, la salida de prisión de Villarejo y el encuentro de Delgado no fue lo único que puso nerviosos a los de Pablo Iglesias. Un nuevo frente judicial aparece para Unidas Podemos.

La Fiscalía del Tribunal Supremo abre una investigación contra el portavoz parlamentario, Pablo Echenique, por las denuncias de los sindicatos policiales, que consideran que sus manifestaciones en las redes sociales reforzaron la conducta de los radicales durante las protestas por la condena del rapero Pablo Hasél.

Y ante una causa nueva surgió enseguida el acción-reacción de Podemos. Sus dirigentes se volcaron en la defensa de su compañero desde las redes. “Este es el mundo al revés de la Fiscalía de España”, escribió en Twitter el presidente del grupo parlamentario, Jaume Asens.

El silencio del PSOE

Los morados ven “muchas casualidades y casi todas apuntan a Fiscalía”, señalan fuentes del partido, que recuerdan que además de la reunión con Villarejo, Delgado también se reunió con Florentino Pérez, un encuentro desvelado por Vozpópuli. Por todo ello, Iglesias rompió el silencio este jueves con un tuit, parafraseando unas palabras del ex presidente Felipe González, quien dijo: “El Estado de Derecho se defiende en las tribunas y en los salones, pero también en los desagües”.

El líder de Podemos señaló “en los desagües se sigue defendiendo el ‘statu quo’, pero hay focos, maquillaje, amistades y encuentros extraños… Y atronadores silencios”. Un final que muchos han atribuido a su socio de Gobierno, el PSOE.

El propio Villarejo se jacta de que haya trabajado para 14 ministros del PP y del PSOE. Cabe recordar que los socialistas también apostaron en un primer momento por vetar al ex comisario en la comisión de investigación sobre la ‘Kitchen’ en el Congreso.

En el PSOE prefieren guardar silencio respecto a este asunto, aunque alguno no niega que les ha sentado mal que se ponga el foco en la ex ministra de Justicia y ahora fiscal general del Estado.

El acuerdo de Gobierno de coalición, entre PSOE y Unidas Podemos, impide que uno de las dos formaciones pida la comparecencia de un miembro del Ejecutivo del otro partido. Los morados se escudan en que Delgado ya no es ministra y, por lo tanto, siguen cumpliendo el acuerdo animando a que lo sigan cumpliendo los socialistas también.

Iglesias aconsejó a Delgado “alejarse de la política”

Un silencio atronador fue el que le profesó Unidas Podemos a Dolores Delgado tras acceder al Gobierno de Pedro Sánchez. La hemeroteca es caprichosa y los morados tenían una ardua batalla contra la que fue ministra de Justicia del PSOE. Fue Pablo Iglesias quien aconsejó a Delgado “alejarse de la política” cuando se sentaba en el Consejo de Ministros por mantener “amistad con un tipejo como Villarejo”.

El mismo día que Iglesias realizó esas declaraciones, 25 de septiembre de 2018, Delgado fue reprobada en el Senado. Curiosamente, las abstenciones de Podemos y de ERC fueron decisivas, un mes más tarde, para que saliera adelante una petición de “dimisión inmediata” que registró el Partido Popular contra Delgado. Sólo el PNV y el PSOE votaron en contra.

Las declaraciones de los distintos dirigentes de Podemos cesaron cuando los morados entraron en Moncloa. Pero meses atrás, el ahora portavoz de la formación aseguró que “cuando un ministro hace algo incorrecto, poco ético o ilegal, tiene que dimitir”, en referencia a Delgado.

“Alguien que se reúne de manera afable con un personaje de la basura de las cloacas de Interior en nuestro país debe alejarse de la vida política porque hace daño a la mayoría parlamentaria que protagonizó la moción de censura”, afirmó Pablo Iglesias sobre la ahora fiscal general en los pasillos del Congreso. Todo se esfumó cuando Podemos entró en el Gobierno de coalición.

El motivo de ese silencio, según Podemos, es que cuando Delgado accedió a la Fiscalía “pidió disculpas” por su relación con las ‘cloacas del Estado’. Unas declaraciones que han sido desmentidas. “Ni las cloacas, ni la derecha, ni la extrema derecha, ni la extrema extrema derecha me van a despistar o amedrentar”, dijo Delgado durante su comparecencia en octubre de 2018.

Los morados vuelven a la carga tras sentirse ‘tocados’ y no dudarán en pedir el cese de Delgado, junto a nacionalistas e independentistas, si las ‘casualidades’ o ‘causalidades’ se siguen sucediendo y no obtienen explicaciones.

Unidas Podemos quiere saber hacia dónde soplan los vientos de Delgado sobre el ‘caso Villarejo’. Una persona de máxima confianza para Pedro Sánchez y un ex comisario impredecible que fuera de prisión amenaza con “desenmascarar a todos”.