Susana Díaz ultima el adelanto electoral en Andalucía y convoca un pleno extraodinario para el lunes

stop

MOVIMIENTOS EN EL PSOE

La presidenta de la Junta, Susana Díaz

Barcelona, 22 de enero de 2015 (13:03 CET)

Los movimientos se aceleran. La presidenta de Andalucía, la socialista Susana Díaz, está dispuesta a jugar fuerte, y si lo hace es porque sabe que cuenta con apoyos en el PSOE. El parlamento andaluz ha convocado un pleno extraordinario para el lunes, con la idea de que Díaz anuncie el adelanto electoral, y convoque elecciones para el 22 de marzo.

La presidenta andaluza podría en ese caso conseguir una victoria electoral, que frente la posible expansión de Podemos, dejando también a Izquierda Unida en la estacada, y dedicar sus fuerzas para optar a la candidatura del PSOE a la Moncloa.

Cuadrar las fechas para convocar el 22 de marzo


Para que todo pueda cuadrar, según los deseos de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz debería firmar el mismo lunes el decreto de disolución del Parlamento y el de convocatoria electoral, para que se publique el martes en el Boletín Oficial de la Junta, porque ese es el último día para que las elecciones se pudieran celebrar el 22 de marzo, según la ley electoral andaluza.

¿Qué puede suponer esa decisión para el conjunto del PSOE? Los socialistas tienen previsto celebrar unas primarias, en junio, para elegir el candidato a las elecciones generales. Pedro Sánchez, el secretario general, votado ampliamente por las bases socialistas en primarias abiertas, podría ser desbancado.

Por ahora, Sánchez se ha limitado, no sin mostrar su malestar, en defender la posibilidad de que Díaz adelante los comicios andaluces. "Hay razones objetivas para que esté meditando esa decisión", ha asegurado en una entrevista en Rac1.

Sánchez insiste en que opta a la Moncla


En los últimos días, los contactos entre barones del PSOE han sido numerosos. El ex presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se entrevistó con Pablo Iglesias, el líder de Podemos, por mediación de José Bono.

Todas esas maniobras no han gustado a Sánchez, que no fue informado de ello. Pero el secretario general del PSOE ha insistido en que su voluntad es la de "ser el candidato a la Moncloa", y que, cuando se presentó a la secretaría general del partido lo hizo con el compromiso de "cambiar al PSOE para cambiar España".

A partir del lunes, sin embargo, todo se podría acelerar en perjuicio de esa voluntad.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad