Teixidó: "Las inaceptables condiciones de la CUP van más allá de mi capacidad de aceptación"

stop

El dirigente de Convergència, ex conseller de Indústria, deja todos sus cargos en el partido y refleja su rechazo a cómo se ha desarrollado el proceso soberanista

Antoni Fernández Teixidó, impulsor de Lliures.

Barcelona, 18 de noviembre de 2015 (20:26 CET)

Antoni Fernández Teixidó representaba, hasta ahora, el alma liberal de Convergència Democràtica. El dirigente de CDC, con una larga trayectoria política –fue el hombre de Adolfo Súarez en Cataluña con el proyecto del Centro Democrático y Social, el CDS-- ha dicho basta. Con contactos en todas las fuerzas políticas, y reconocido por su capacidad de análísis, Fernández Teixidó ya no acudía a las reuniones de las ejecutivas del partido desde hace seis meses.

A través de una carta a la ejecutiva, y al consejo nacional del partido, Teixidó explica que comunicó al President Artur Mas su renuncia el 6 de noviembre. Deja sus cargos en la dirección, en el consejo nacional y como presidente de la sectorial de economía y fiscalidad de CDC.

Dimisión de todos los cargos

Teixidó explica a Economía Digital que ya se conocía su alejamiento de la línea política que ha seguido CDC en los dos últimos años, pero que era el momento, "ahora" de anunciar su dimisión de los cargos orgánicos, ante el posible acuerdo con la CUP. Teixidó, de los últimos parlamentarios brillantes que quedaban en el Parlament, insiste en que su dimisión "sólo se explica en terminos políticos y tiene que ver con la repetida y explicada discrepancia respecto a diferentes decisiones". Esas se enumeran, una otra, en la carta:

"La constitución de la candidatura de Junts pel Sí; el liderazgo de esa candidatura por parte de Raül Romeva; la cuarta posición de Mas en la misma; y, muy específicamente, por el contenido de un programa electoral, que, independientemente de que pueda entender su funcionalidad política y sus objectivos, a corto y medio plazo, no me reconocía en la hoja de ruta esbozada, y tampoco en los aspectos programáticos muy alejados de nuestra tradición política", asegura Teixidó.

La deriva de las negociaciones

En definitiva, para Teixidó Convergència ha mudado de piel y ya no podía compartir sus postulados. Que el paso del dirigente convergente lo sigan otros miembros del partido se verá en las próximas semanas, en función de los resultados de las elecciones generales del 20 de diciembre, y de la decisión de Mas de ser, de nuevo, candidato a las elecciones del mes de marzo.

Teixidó deja sus cargos en la dirección por una cuestión determinante, que puede provocar una auténtica revolución en CDC: el acercamiento a la CUP. "No comparto ni el inicio ni la deriva de las negociaciones, ni la propuesta de resolución del Parlament sobre la declaración para el nacimiento de un estado independiente. Francamente, no puedo asumir algunos puntos cruciales de la resolución que me parece errónea políticamente e inoportuna procedimentalmente", asegura.

Y sentencia: "Que podamos compartir objetivos políticos con la candidatura de la CUP y nos marque sus inaceptables condiciones con 10 o 100 diputados va más allá de mi probada capacidad de aceptación"

El interrogante ahora es saber cómo influye esa decisón en otros dirigentes de CDC, en un proceso que podría derivar en otra formación política de centro-derecha liberal.  

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad